¡Vivan las curvas!

 
 
 

Al final de la pubertad, las mujeres tienen más grasa corporal total que el 99,5% de los hombres, y más grasa en muslos/nalgas (grasa glúteofemoral) y menos grasa abdominal/visceral que el 95,5% de los hombres.

La proporción cintura-cadera (WHR) es un modo útil de expresar la relación entre la grasa de la parte superior y la de la parte inferior del cuerpo. Las mujeres tienen una WHR menor que los hombres. El hecho de que entre los hombres de diferentes culturas parezca generalizada la preferencia por una baja WHR plantea la cuestión acerca de sus posibles bases adaptativas, pero la WHR no es un buen predictor de fertilidad o supervivencia durante la edad reproductiva. Entonces, ¿por qué razones evolucionó como criterio de elección del macho y por qué las mujeres almacenan la grasa preferentemente en la parte inferior del cuerpo? La grasa gluteofemoral es el principal almacén de ácidos grasos omega-3, especialmente de DHA, que es crucial para el desarrollo cerebral fetal e infantil y una WHR baja se asocia con valores más altos de DHA en la sangre. Además, tras el parto, esta grasa de la cadera se usa para las necesidades energéticas de las madres lactantes. Por otra parte, dos estudios que exploraron las relaciones entre la WHR y la habilidad cognitiva mostraron que, en personas ancianas, las WHR más altas se asocian con un desempeño cognitivo pobre y cambios nocivos en el cerebro.

Estos hechos sugieren que los patrones de almacenamiento de grasa de las mujeres en edad reproductiva pueden ser el resultado de la selección natural para la capacidad de sostén del neurodesarrollo fetal e infantil. Según los datos del Third National Health and Nutrition Examination Survey (al analizar las medidas corporales y las puntuaciones en tests cognitivos de 16.000 mujeres y niñas desde 1988 a 1994), se puede concluir que las mujeres con WHR menores (aquellas con mayor diferencia entre la cintura y las caderas) y sus hijos tienen puntuaciones en los tests cognitivos significativamente más altas.

¡Viva las mujeres con curvas!

 Referencias:

 
 

EPA y DHA en depresión infantil

En el primer estudio de tratamiento con omega-3 en depresión infantil prepuberal, los pacientes recibieron dos cápsulas de 500 mg (190 mg EPA + 90 mg DHA/500 mg) o una de 1.000 mg [...]

 
 

DHA y prevención de problemas cognitivos

Durante la gestación, el DHA se acumula en el tejido cerebral (especialmente durante el tercer trimestre). Tras el nacimiento y durante la infancia, los niveles de DHA continúan au[...]