Suplementación con omega-3 en mujeres embarazadas con obesidad

 
 
 

En los países desarrollados, la incidencia de obesidad y sobrepeso ha alcanzado cifras epidémicas. Dos tercios de mujeres en Estados Unidos tienen sobrepeso o son obesas en el momento de la concepción y esto es importante, entre otras razones, porque los niños nacidos de madres obesas tienen mayor riesgo de desarrollar obesidad y un problema metabólico en su vida posterior. Por lo tanto, la obesidad materna puede ser un factor significativo en la perpetuación de la obesidad epidémica.

El metabolismo de los lípidos (grasas) difiere mucho entre las mujeres embarazadas delgadas y obesas. El aporte de lípidos al feto es regulado por las concentraciones circulantes maternas y por el grado en el cual son transportados a través de la placenta. Por un lado, las placentas de las mujeres obesas acumulan lípidos que pueden alterar la exposición fetal a los lípidos y, por otra parte, se ha demostrado que unos niveles altos de triglicéridos circulantes maternos pueden acelerar su transporte y acúmulo en tejidos fetales. Así, la obesidad materna puede impactar directamente en la exposición fetal a los lípidos.

¿Cómo afecta la suplementación con omega-3 durante el embarazo al metabolismo de los lípidos en la placenta en mujeres con sobrepeso u obesas? Suplementar con ácidos grasos omega-3 durante el embarazo a mujeres con sobrepeso u obesidad (a dosis de 2 g de DHA más EPA/día desde el inicio del embarazo hasta el término) inhibe la capacidad de la placenta para almacenar lípidos. De este modo, la suplementación con omega-3 podría ayudar a reducir la exposición del feto a los lípidos.

 

Bibliografía

 
 

Omega-3 y sobrepeso

Un estudio evaluó la combinación de omega-3 con una dieta muy baja en calorías y ejercicio regular: 27 mujeres obesas ingresaron en un hospital durante 3 semanas para perder peso y[...]