Suplementación con EPA y DHA en el trastorno por estrés postraumático

 
 
 

El trastorno por estrés postraumático es una reacción a un suceso traumático que puede ocurrir en personas que han experimentado o han sido testigos de un incidente impactante, aterrador o peligroso (un desastre natural, un accidente, un ataque personal violento, la muerte súbita de alguien querido u otros acontecimientos que pongan en peligro la vida). La mayoría de la gente que experimenta sucesos así se recupera, pero las personas con trastorno por estrés postraumático continúan depresivas o ansiosas durante meses o incluso años después del incidente, lo cual tiene consecuencias en su vida diaria. Estas personas pueden sentirse estresadas o atemorizadas incluso cuando no están en peligro; a menudo reviven el suceso traumático en pesadillas y flashbacks, y pueden presentar sentimientos de soledad, irritabilidad o culpabilidad, problemas con el sueño y dificultades de concentración, entre otros síntomas.

Los síntomas psicofisiológicos (por ejemplo palpitaciones cardiacas) son características destacadas del trastorno por estrés postraumático. Como ya explicamos en otro post, la suplementación con ácidos grasos omega-3 (EPA y DHA) puede ser eficaz en la reducción de estos síntomas.

 

Bibliografía