Las resolvinas, la inflamación y el dolor

 
 
 

La inflamación crónica desempeña un papel en el origen de numerosos trastornos de la salud: la inflamación local aguda ocurre como mecanismo protector en respuesta a lesiones o infecciones, e implica mecanismos dirigidos a su resolución (a su final) y el proceso de curación de heridas, pero si estos mecanismos se dañan, ocurre la inflamación crónica. Mientras que la inflamación aguda es una respuesta necesaria del sistema inmunitario para luchar contra la infección y reparar los tejidos, la inflamación crónica es perjudicial para la salud.

En la resolución de la inflamación están implicadas varias familias de moléculas que en conjunto reciben el nombre de “mediadores especializados pro-resolutivos”. La mayoría de estas familias derivan de los ácidos grasos omega-3: resolvinas (derivadas del EPA y el DHA), protectinas y maresinas (ambas derivadas del DHA). La resolución de la inflamación aguda es un mecanismo que se autolimita y devuelve los tejidos a su estado preinflamatorio, y en este proceso, los mediadores especializados pro-resolutivos actúan como directores de orquesta, dirigiendo la resolución de la inflamación, y también como músicos, haciéndola posible.

En muchos trastornos, la inflamación está estrechamente vinculada al dolor. Por ello la acción de algunos fármacos con efectos analgésicos (por ejemplo, los antiinflamatorios) se basa en la idea de que para eliminar el dolor es necesario reducir o eliminar la inflamación, su causa. Actualmente, hay muchos analgésicos disponibles para aliviar el dolor, incluyendo algunos que originariamente fueron desarrollados con otros propósitos, pero todos ellos tienen algunas desventajas en términos de eficacia, seguridad o efectos adversos. Por ello la búsqueda de nuevos analgésicos no cesa.

El dolor causado por la inflamación crónica también está afectado por la acción de las resolvinas; estos mediadores especializados pro-resolutivos tienen efectos analgésicos, que se creen en parte independientes de la resolución de la inflamación. Los mecanismos subyacentes a dichos efectos analgésicos son complejos y aún es necesaria más investigación para comprenderlos completamente, pero debe destacarse una característica de las resolvinas: no alteran los umbrales de dolor normal a pesar de su alta eficacia y potencia como analgésicos (lo que no es el caso con algunos fármacos analgésicos clásicos) y, además, prácticamente no tienen efectos secundarios.

En diversos estudios, la administración de resolvinas ha reducido diferentes tipos de dolor, pero por el momento es difícil anticipar qué tipos de dolor responderán mejor a los efectos analgésicos del tratamiento con resolvinas. Futuros estudios nos proporcionarán las respuestas.

Bibliografía: 

Sommer C, Birklein F. Resolvins and inflammatory pain. F1000 Med Rep. 2011;3:19.

Yoo S, Lim JY, Hwang SW. Resolvins: Endogenously-Generated Potent Painkilling Substances and their Therapeutic Perspectives. Curr Neuropharmacol. 2013;11(6):664-76.

Lim JY, Park CK, Hwang SW. Biological Roles of resolvins and related substances in the resolution of pain. Biomed Res Int. 2015;2015:830930.

 
 

Las funciones del EPA en la salud - Parte II

Como prometimos en el post "Las funciones del EPA en la salud – Parte I – Inflamación", vamos a hablar de los principales beneficios del ácido eicosapentaenoico (EPA) en nuestra sa[...]