¿Puedo reducir las probabilidades de tener endometriosis? (II)

 
 
 

En un gran estudio entre mujeres premenopáusicas (con 70.709 mujeres del Nurses’ Health Study II, que tuvo lugar en EE. UU. durante 12 años), se observaron dos hechos importantes: el consumo total de grasa no se asoció con la endometriosis, pero el de grasas trans se asoció con un mayor riesgo y, más importante, el consumo elevado de ácidos grasos omega-3 se asoció con un menor riesgo de endometriosis. Para ser más exactos, las mujeres con un consumo mayor a largo plazo de ácidos grasos omega-3 tenían un 23% menos de riesgo de que se les diagnosticase endometriosis (siempre hablando de endometriosis diagnosticada con laparoscopia).

También se calcularon los efectos de consumir un tipo específico de grasa en vez de otro: consumir ácidos grasos omega-3 en vez de grasas saturadas, monoinsaturadas o poliinsaturadas omega-6 se asoció (sin alcanzar significación estadística) con aproximadamente un 50% menos de riesgo de endometriosis; al igual que consumir ácidos grasos omega-3 en lugar de grasas trans lo fue con casi un 50% menos de riesgo de endometriosis (pero en este caso con significación estadística).

Estos resultados sugieren cómo se puede reducir las probabilidades de tener endometriosis: incrementar el consumo de ácidos grasos omega-3 y disminuir el de grasas trans está en tus manos.