Prevención del cáncer de pulmón

 
 
 

El cáncer de pulmón es la principal causa de muerte por cáncer en Estados Unidos. En este tipo de cáncer existe un crecimiento incontrolado de células anormales en los pulmones que interfiere con su función: proporcionar oxígeno al cuerpo a través de la sangre. Por lo tanto, es fácil entender sus consecuencias en el mejor de los casos. La mayor causa de cáncer de pulmón es fumar (cigarrillos, pipas o puros), pero su riesgo también aumenta a través de la exposición como fumador pasivo y por factores ambientales (radón, asbesto, arsénico y contaminación ambiental). Es muy importante tener presente que el riesgo de cáncer de pulmón puede reducirse dejando de fumar y eliminando o reduciendo la exposición como fumador pasivo y a los factores de riesgo ambientales. Su pronóstico y tratamiento dependerán del tipo de tumor (cáncer de pulmón de células no pequeñas o cáncer de pulmón de células pequeñas) y del estado avanzado en que se encuentre.

Asimismo, es importante saber que se ha demostrado que el DHA y el EPA tienen efectos antiproliferativos en un tipo de células cancerosas de pulmón humanas denominadas células A549. Por lo tanto, podrían tener un papel en la prevención o tratamiento del cáncer de pulmón.

Sin embargo, la mejor manera de prevenir es no fumar. Y, si ya eres fumador, dejar de fumar reducirá tu riesgo de padecer cáncer de pulmón en comparación con seguir fumando.                           Nunca es demasiado tarde.

 

Bibliografía: