¿Podrían los omega-3 ayudar a los niños con trastornos del espectro autista?

 
 
 

Hay varias películas (Al rojo vivo, Nell, Rain man, Adam, Yo soy Sam, Más allá de la realidad…) y series de TV (Alphas, Touch…) que han tratado de mostrar el autismo. Esto ha ayudado a entender este trastorno, con más o menos acierto, pero también ha llevado a ideas equivocadas. Los trastornos del espectro autista son un grupo de trastornos del desarrollo que incluyen un amplio rango de síntomas, habilidades y niveles de discapacidad, que se pueden reconocer ya durante los dos primeros años de vida. Los niños con un trastorno de este tipo a menudo:

– Tienen problemas sociales, que incluyen dificultades en la comunicación e interacción con los demás (incluyendo niños de edad similar a la suya). Por ejemplo: no divertirse en situaciones que gustan a la mayoría de niños de su edad, ser inusualmente intolerante con las personas que se adentran en su espacio personal, preferir jugar solo o con cosas más que con gente, evitar el contacto ocular, etc.

– Tienen comportamientos restrictivos/repetitivos. Por ejemplo, desarrollar un fuerte interés específico en un asunto o actividad concretos (como números, detalles o hechos), sacudir las manos, mecerse o mover los dedos de forma repetitiva, etc.

En general, estos niños prefieren tener una rutina familiar y no les gustan los cambios. A veces tienen una fuerte preferencia o rechazo por de algunos alimentos según su textura o color, muestran intereses sensoriales inusuales (por ejemplo, olisquear juguetes, objetos o personas), repiten palabras o frases que oyen, tienen una forma de hablar de suena muy monótona, no son capaces de entender el sarcasmo y las metáforas (¿recordáis el libro “El curioso incidente del perro a medianoche”?), etc.

Por último, se estima que el 46% de estos niños tienen una inteligencia superior a la media, son capaces de de aprender cosas y recordar información durante largos periodos de tiempo y pueden sobresalir en mates, ciencia, música o arte.

En cuanto la prevalencia del autismo está en aumento, la investigación en este campo también se ha incrementado. La deficiencia en ácidos grasos omega-3 se ha vinculado a los trastornos del espectro autista y parece que la suplementación con omega-3 puede mejorar la hiperactividad, la letargia y los movimientos repetitivos en personas con estos trastornos.

Bibliografía:

Cheng YS, Tseng PT, Chen YW, et al. Supplementation of omega 3 fatty acids may improve hyperactivity, lethargy, and stereotypy in children with autism spectrum disorders: a meta-analysis of randomized controlled trials. Neuropsychiatr Dis Treat. 2017 Oct 4;13:2531-2543. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5634395/

National Institute of Mental Health. Autism Spectrum Disorder [Internet]. USA: National Institutes of Health [Última actualización: octubre 2016; fecha de consulta: noviembre de 2017]. Disponible en: https://www.nimh.nih.gov/health/topics/autism-spectrum-disorders-asd/index.shtml

NHS Choices. Autism spectrum disorder (ASD) [Internet]. Gov.UK (Fecha última atualización: junio 2016; fecha de consulta: noviembre 2017]. Disponible en: https://www.nhs.uk/conditions/autism/symptoms/

 
 

Los omega-3 en monoterapia para el TDAH

El trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) es un trastorno crónico y debilitante que puede afectar a todos los aspectos de la vida de un niño (incluyendo dificu[...]