Omega-3 y epilepsia

 
 
 

Cualquiera puede desarrollar epilepsia, sucede a todas las edades (aunque es más comúnmente diagnosticada en personas por debajo de los 20 y por encima de los 65), razas y clases sociales. La epilepsia es un trastorno cerebral en el que el patrón normal de actividad neuronal se perturba, causando a veces convulsiones, espasmos musculares y pérdida de conciencia. En algunas personas, esto ocurre sólo ocasionalmente; en otras, puede ocurrir hasta cientos de veces al día. Las convulsiones, si son graves, pueden causar una lesión cerebral, pero la mayoría no tienen efecto perjudicial en el cerebro. En cualquier caso, los niños con epilepsia tienen que ser cuidadosos en aquellos sitios en los que pueden resultar heridos si tienen un ataque epiléptico.

La dieta ha demostrado ser un tratamiento eficaz en los trastornos convulsivos y, en relación a la epilepsia, hay estudios que indican la importancia de los ácidos grasos poliinsaturados omega-3 en su tratamiento. Estudios recientes en modelos animales han mostrado que pueden elevar el umbral de las convulsiones epilépticas. Aproximadamente un tercio de los pacientes con epilepsia no consiguen el control de las convulsiones con los fármacos disponibles y muchos de ellos experimentan efectos secundarios adversos.

En los niños con epilepsia resistente a los fármacos, la complementación con aceite de pescado (con ácidos grasos poliinsaturados omega-3 [EPA + DHA]) elevó el umbral de convulsión, reduciendo la frecuencia de convulsiones epilépticas. En pacientes epilépticos, la complementación con aceite de pescado puede ayudar a alcanzar el control de las convulsiones.

 

Bibliografía:

Reda DM, Abd-El-Fatah NK, Omar Tel-S et al. Fish Oil Intake and Seizure Control in Children with Medically Resistant Epilepsy. N Am J Med Sci. 2015 Jul;7(7):317-21. doi: 10.4103/1947-2714.161248.