Omega-3 y bajos niveles de líquido amniótico

 
 
 

El líquido amniótico es el fluido que rodea al feto en el útero durante el embarazo y es parte del sistema de soporte vital del bebé: le resguarda (amortiguando los movimientos súbitos y manteniendo una temperatura constante), protege el cordón umbilical (que transporta alimento y oxígeno desde la placenta al bebé) de compresiones y ayuda en el desarrollo de los huesos, músculos, pulmones y sistema digestivo. Al principio está compuesto de agua que proviene de la madre, pero posteriormente la orina fetal se convierte en el componente principal, aunque también contiene nutrientes, hormonas y anticuerpos (células que luchan contra la infección).

Desde el segundo trimestre, el bebé respira y deglute líquido amniótico. Si el volumen de líquido amniótico es muy bajo, se dice que hay oligohidramnios. El oligohidramnios puede ocurrir cuando el embarazo supera las 41 semanas y en caso de rotura de membranas o disfunción de la placenta, y puede generar problemas. Pero, incluso en estos casos, la mayoría de los bebés nacen sanos.

El tratamiento de bajos niveles de líquido amniótico depende del tiempo de embarazo: el médico tomará las medidas apropiadas. En este sentido, en un reciente estudio se ha observado un aumento significativo en el volumen de líquido amniótico en mujeres con oligohidramnios sin causa conocida tras el consumo de cápsulas de ácidos grasos omega-3 durante 4 semanas.

 

Bibliografía