Omega-3 relacionado con el estado cognitivo de adultos mayores

 
 
 

Algunas habilidades cognitivas presentan un declive con el envejecimiento. El cambio más constante es la ralentización cognitiva, pero también ocurren otros cambios: en la atención a varias cosas al mismo tiempo (al conducir, por ejemplo), en la memoria de trabajo (habilidad para recordar y usar información relevante mientras se realiza una actividad), en la habilidad para recordar nueva información, en la habilidad para comprender relaciones espaciales (no saber cuánto girar para aparcar el coche en paralelo, por ejemplo) y en la conceptualización de problemas, la toma de decisiones adecuadas y la planificación y puesta en práctica de acciones efectivas. Pero no nos desanimemos, la edad suple estos posibles problemas con la experiencia, y existen otras habilidades cognitivas como el lenguaje y el vocabulario que se deterioran poco, si lo hacen, con la edad. Es la combinación de todas estas habilidades cognitivas lo que permite a las personas realizar las actividades cotidianas (incluyendo las conductas sociales).

En el cerebro hay cambios estructurales y químicos asociados con la edad que se corresponden con los cambios relacionados con la edad en la realización de tareas cognitivas; por ejemplo, el deterioro de la materia blanca en la parte frontal del cerebro se ha asociado con una ralentización de la velocidad del procesamiento de la información y una mayor dificultad en recordar información. El hipocampo es de las primeras estructuras neuronales afectadas por la edad y la atrofia de esta región cerebral se relaciona con el declive cognitivo.

Un aumento de los ácidos grasos omega-6 respecto a los omega-3 puede afectar negativamente a la cognición en el envejecimiento, en tanto que una menor desproporción entre ácidos grasos omega-6 y omega-3 se correlaciona con una mejor memoria espacial y rapidez de aprendizaje (ambas dependientes del hipocampo), así como un estatus cognitivo global más alto. La dieta occidental favorece el consumo de ácidos grasos omega-6; por lo tanto, deberíamos reducirlo e incrementar el consumo de omega-3, como una de las medidas que podemos tomar para prevenir el declive cognitivo asociado con la edad.

Bibliografía:

Andruchow ND, Konishi K, Shatenstein B et al. A Lower Ratio of Omega-6 to Omega-3 Fatty Acids Predicts Better Hippocampus-Dependent Spatial Memory and Cognitive Status in Older Adults. Neuropsychology. 2017 Apr 10. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28394147

Howieson DB. Cognitive Skills and the Aging Brain: What to Expect. The Dana Foundation. Cerebrum. December, 2015. http://www.dana.org/Cerebrum/2015/Cognitive_Skills_and_the_Aging_Brain__What_to_Expect/

 
 

Los omega-3 en monoterapia para el TDAH

El trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) es un trastorno crónico y debilitante que puede afectar a todos los aspectos de la vida de un niño (incluyendo dificu[...]

 
 

Envejecimiento saludable. Memoria y omega-3

Las capacidades cognitivas son críticas para la independencia funcional durante el envejecimiento, incluyendo vivir con independencia, administrando su economía, tomando la medicac[...]