Omega-3, ordenadores y visión

 
 
 

En Estados Unidos, una de cada 20 mujeres de más de 50 años se queja de uno o más síntomas de “ojo seco”. Cuando los elementos de la superficie ocular (córnea, conjuntiva, párpados y película lacrimal) y las glándulas lacrimales fallan en la preservación de su integridad, aparece el “ojo seco”. Este trastorno afecta habitualmente a personas de más de 50 años y sobre todo a mujeres, y tiene muchos factores de riesgo (genética, edad, sexo, nutrición, condiciones ambientales, estilo de vida, características del trabajo, situación inmunitaria, estatus hormonal y medicaciones), pero se sabe que las condiciones ambientales desempeñan un papel relevante en la aparición y progresión de la enfermedad. Una de estas condiciones es la utilización del ordenador durante el tiempo de trabajo.

Hoy en día, hablamos de síndrome de la visión de ordenador cuando nos referimos a los efectos adversos de trabajar frente a un ordenador durante periodos ininterrumpidos (sequedad, quemazón, y sensación de pinchazos o aspereza, habitualmente acompañados por deterioro visual y pérdida de calidad de vida). La suplementación con omega-3 mejora los síntomas, la estabilidad de la lágrima y la citología conjuntival en los usuarios de ordenador, ayudando a mantener la integridad de la superficie ocular.

 

Bibliografía:

 
 

EPA, DHA y sequedad ocular

Cuando los ojos no producen suficientes lágrimas o las lágrimas se evaporan demasiado rápido, las personas pueden experimentar sensación de sequedad, aspereza (que empeora conforme[...]