Omega-3 durante el embarazo

 
 
 

Entre el 5% y el 10% de las mujeres embarazadas desarrollarán una diabetes gestacional, un tipo de diabetes que ocurre sólo durante el embarazo. Es más común en la segunda mitad del embarazo y habitualmente desaparece después de dar a luz. El cuerpo de una mujer pasa por enormes cambios durante el embarazo; entre ellos, la placenta produce hormonas que ayudan al crecimiento y desarrollo del niño, pero estas hormonas también causan resistencia a la insulina (las células usan menos eficazmente la insulina, una hormona que ayuda a controlar los niveles sanguíneos de azúcar) y esto incrementa la necesidad de insulina. Si el cuerpo no puede producir la suficiente insulina, aparece la diabetes gestacional. Este trastorno puede causar problemas a la madre y al niño durante la gestación y después del nacimiento, pero el riesgo de estos problemas puede reducirse si se detecta y se trata bien. La mayoría de las mujeres con diabetes gestacional tienen un embarazo saludable, un parto normal y un bebé sano. El tratamiento consiste en comer saludablemente, realizar actividad física y mantener un nivel de glucosa sanguínea normal durante el embarazo.

Y es importante saber que en mujeres con diabetes gestacional, la suplementación con ácidos grasos omega-3 y vitamina E ha demostrado tener efectos beneficiosos sobre algunos biomarcadores de estrés oxidativo (que significa demasiados radicales libres), que desempeña un importante papel en el desarrollo de la diabetes.

 

Bibliografía