Omega-3, agudeza visual y TDAH

 
 
 

El trastorno por déficit de atención/hiperactividad (TDAH) es uno de los trastornos pediátricos neuroconductuales más comúnmente diagnosticados, pero se sabe que los déficits sensoriales en niños se asocian con un mayor porcentaje de este trastorno. Por un lado, para estos niños es más difícil centrarse al leer o escuchar las clases; por otro, el TDAH se diagnostica según pruebas que tienen en cuenta el desempeño escolar y la atención (entre otros factores). Por lo tanto, estos niños podrían sufrir errores diagnósticos.

Dado que los niños con una visión deficiente pueden ser diagnosticados con mayor probabilidad de TDAH que otros niños; mejorar su agudeza visual podría conducir al cambio de diagnóstico en algunos de ellos. Se ha sugerido que, en Estados Unidos, hay una posibilidad significativa de que casi un millón de niños de jardín de infancia diagnosticados de TDAH no tengan este trastorno.

La complementación dietética con ácidos grasos poliinsaturados omega-3 mejora la agudeza visual (la habilidad para distinguir los detalles y las formas de los objetos, por ejemplo: letras y números a una distancia dada) en niños en edad escolar con bajo coeficiente intelectual o con TDAH.

 

Bibliografía:

 
 

Siento mis ojos secos

El síndrome del ojo seco tiene muchas causas: ocurre como parte del proceso natural de envejecimiento, como efecto secundario de algunas medicaciones o por un entorno laboral seco [...]

 
 

EPA y TDAH

Los síntomas del trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH), que incluye dificultad en la concentración, prestar atención, el control del comportamiento e hiperactivi[...]