No es oro todo lo que reluce

 
 
 

El pescado es fuente de EPA y DHA, pero también puede contener contaminantes. Aunque los beneficios para la salud del consumo de pescado son bien conocidos, existe preocupación acerca de los peligros potenciales de contaminantes como los metales pesados (mercurio), dioxinas y compuestos bifenilos policlorados, acumulados en el pescado debido a la contaminación ambiental marina, que podrían tener efectos adversos en fetos, bebés y personas con problemas de salud. El mercurio se acumula en grandes peces marinos como tiburones, pez espada y atunes grandes; no es un problema de los peces pequeños. Por ello, en estos casos, el consumo de suplementos de pescado graso (azul) de pequeño tamaño, podría ser más seguro que el consumo de pescado, pero solo si estos se producen en determinadas condiciones.

Con los métodos tradicionales, el aceite de pescado contiene impurezas y un bajo contenido de omega-3 (menos del 30%). La Supercritical Concentration es una alternativa a estos métodos, ya que produce un aceite de alta calidad (las sustancias contaminantes indeseables se reducen hasta niveles indetectables) y consigue  combinaciones de omega-3 superiores al 90% (hasta un 95% de EPA y un 80% de DHA).

Por lo tanto, un suplemento de EPA y DHA de pescado graso de pequeño tamaño (anchoas, por ejemplo) obtenido mediante Supercritical Concentration proporciona una gran cantidad de omega-3 respecto al contenido total del aceite del suplemento y ofrece al consumidor una mayor pureza y seguridad.

Para obtener las cantidades adecuadas de EPA y DHA de modo seguro, la elección de un buen suplemento es crucial.

 

Bibliografía