Mujeres, omega-3 y longevidad

 
 
 

El Women’s Health Initiative (Iniciativa para la salud de las mujeres) es un estudio de salud a largo plazo que empezó en 1993 con 161.808 mujeres de 50 a 79 años de edad. Su objetivo era estudiar las relaciones entre la salud (historial médico), el estilo de vida (cuestionarios) y factores de riesgo a lo largo del tiempo, respecto a trastornos específicos. Al finalizar el periodo inicial del estudio (1993-2005), continuó el seguimiento de todas las mujeres que dieron su consentimiento y esto ha permitido realizar diversos estudios con sus datos (en subgrupos de participantes, variando el número de mujeres incluidas según las características necesarias para el propósito del estudio).

Uno de ellos ha analizado la relación entre el nivel de EPA más DHA en los glóbulos rojos (que se ha demostrado que es una medida válida del consumo de ácidos grasos omega-3) y la longevidad. El interés en estudiar esta relación surgió de la observación del hecho de que los japoneses tienen un nivel muy alto de ácidos grasos omega-3 (un muy alto consumo de ellos) y se hallan entre las poblaciones más longevas del mundo. Así, se estudiaron las relaciones entre los ácidos grasos en los glóbulos rojos y la mortalidad por cualquier causa en 6.501 mujeres postmenopáusicas de 65 a 80 años de edad (cuya participación empezó en 1996).

Después de una media de casi 15 años de seguimiento, 1.851 mujeres habían fallecido (el 28,5%): los niveles de EPA y DHA en los glóbulos rojos fueron significativamente más bajos en aquellas que murieron durante el periodo de seguimiento que en las que no (es decir, los niveles de EPA más DHA fueron significativamente mayores en las supervivientes). En términos de probabilidad, se observó un 8% de reducción en el riesgo de mortalidad asociado con niveles más altos de EPA más DHA.

Estos resultados corroboran la relación beneficiosa entre el contenido en ácidos grasos omega-3 de los glóbulos rojos (es decir, su consumo) y la salud.

 

Bibliografía