Mejorar el comportamiento de los niños mediante la suplementación con omega-3 podría ser beneficioso a largo plazo en el sistema familiar

 
 
 

Por una parte, el conocimiento existente acerca de las relaciones entre el comportamiento de los padres y el de los hijos sugieren que mejorar el comportamiento de los hijos podría mejorar el de los padres, por otra parte, se ha encontrado que la suplementación con omega-3 reduce el comportamiento externalizante en los niños. Sobre esta base, un grupo de investigadores han estudiado si la suplementación con omega-3 a los niños podría reducir la violencia doméstica entre sus padres.

Para empezar, ¿a qué nos referimos con comportamiento externalizante? Un niño que muestra comportamientos externalizantes se involucra en comportamientos que hacen daño a otros: agresión física, acoso verbal, desafío, robos y vandalismo, entre otros. Las posibles razones son diversas: él/ella puede haber perdido a un padre o vivido un divorcio, abandono por parte de los padres u otra experiencia traumática; también existe la posibilidad de que él/ella tenga dificultades de aprendizaje y se porte mal para desviar la atención de este hecho. Los comportamientos externalizantes pueden no solo conducir a los niños y adolescentes a situaciones difíciles, sino que también pueden tener consecuencias graves en sus vidas.

Como decíamos arriba, la suplementación con omega-3 reduce el comportamiento externalizante en los niños. Pero esto no es todo: los resultados del estudio mencionado anteriormente han mostrado que, tras la suplementación a los niños con omega-3, las mejoras en el comportamiento externalizante de los niños correlacionan con mejoras en la agresividad psicológica de los adultos (que no han recibido suplementación).

Este hallazgo puede parecer sorprendente, pero, en todo caso, es muy interesante. Este es el primer estudio que muestra que la suplementación con omega-3 en niños puede reducir la agresividad psicológica de pareja entre sus “adultos cuidadores” (que no reciben suplementación), lo que sugiere que mejorar la conducta de los niños mediante la suplementación con omega-3 podría tener beneficios a largo plazo en el sistema familiar.

Bibliografía: 

Portnoy J, Raine A, Liu J, Hibbeln JR. Reductions of intimate partner violence resulting from supplementing children with omega-3 fatty acids: A randomized, double-blind, placebo-controlled, stratified, parallel-group trial. Aggress Behav. 2018 May 20. [Epub ahead of print]

Liu J. Childhood Externalizing behavior: Theory and Implications. J Child Adolesc Psychiatr Nurs. 2004;17(3):93-103.