Mediadores pro-resolución especializados II – ¿Qué son los mediadores pro-resolución especializados?

 
 
 

Como hemos explicado en un post previo, la respuesta inflamatoria es protectora, puesto que permite la reparación de tejidos dañados y la eliminación de organismos invasores (por ejemplo, bacterias). Idealmente, después del proceso de eliminación y limpieza, los tejidos retornan a su estado normal (curación); si no ocurre así, la inflamación se vuelve crónica. Actualmente se sabe que la cronificación de la respuesta inflamatoria está en la base de varias enfermedades y trastornos (obesidad, deterioro cognitivo, síndrome metabólico, dolor, cáncer, etc.).

Numerosos estudios de los últimos 40 años indican que la suplementación con ácidos grasos omega-3 tiene efectos beneficiosos en la salud, pero los mecanismos moleculares de sus acciones protectoras no estaban explicados. Recientemente, se ha descubierto que los ácidos grasos omega-3 presentes en los aceites de origen marino son precursores de un grupo de moléculas que parecen ser las responsables de sus efectos sobre la salud humana. Estas moléculas han sido llamadas «mediadores pro-resolución especializados» (SPM, por sus siglas en inglés), e incluyen varias familias: las resolvinas, que son producidas a partir del EPA, y las protectinas y maresinas, que son producidas a partir del DHA. Cada una de estas moléculas tiene su propia estructura y funciones, pero, globalmente, los mediadores pro-resolución especializados controlan la magnitud y duración de la inflamación, la infección y el daño al tejido.

Es un gran descubrimiento y nos ayuda a entender los efectos beneficiosos de los ácidos grasos omega-3 en la salud humana.