Mamá, me duele la tripa

 
 
 

El dolor abdominal recurrente es muy habitual en los niños (más del 10% de los niños lo sufre). Suele ocurrir entre los 4 y 14 años, con picos a los 4-6 años y los 7-12 años, y afecta más a las niñas que a los niños.

Cuando hablamos de “dolor abdominal recurrente o funcional” en la infancia nos referimos a un dolor abdominal que ocurre al menos una vez a la semana durante al menos dos meses, y es lo suficientemente grave como para alterar las actividades cotidianas del niño. No tiene causas orgánicas, sino que se debe a una afección funcional que suele acompañarse de dolor de cabeza y extremidades o problemas para dormir. Se considera que el estrés desencadena el dolor abdominal recurrente y en algunos casos los factores relacionados con los padres (como la ansiedad) son más importantes en la resistencia del dolor abdominal que las características psicológicas del niño. Por lo tanto, la aceptación de los padres del papel de los factores psicológicos está muy asociada con la recuperación.

Los niños con dolor abdominal recurrente psicosomático muestran niveles de ácidos grasos omega-3 más bajos que los otros niños, por lo que deberíamos tenerlo en cuenta cuando nuestros niños tengan este problema.

 

Bibliografía