Los suplementos de omega-3, una buena inversión en nuestra salud

 
 
 

¿Sabías que, de acuerdo con la firma consultora Frost & Sullivan, alrededor del 75% del gasto sanitario total de Estados Unidos (la suma del gasto sanitario público y privado) se debe a enfermedades que se pueden prevenir, como la enfermedad coronaria, la diabetes, las enfermedades oculares relacionadas con la edad y la osteoporosis? ¿Y que el empleo de determinados suplementos dietéticos podría ahorrar mucho dinero en costes sanitarios?

Tomemos el ejemplo de la enfermedad coronaria, un estrechamiento de los vasos sanguíneos que proporcionan sangre y oxígeno al corazón causado por la formación de placa en las arterias coronarias (que puede producir angina, arritmia, infarto de miocardio e insuficiencia cardiaca), que es la primera causa de muerte en Estados Unidos en hombres y mujeres. La enfermedad coronaria y sus consecuencias son parcialmente prevenibles: podemos cambiar algunos de sus factores de riesgo, por ejemplo el colesterol alto, fumar, el sobrepeso y un estilo de vida sedentario.

Bien, pues se estima que si todos los americanos con más de 55 años de edad y enfermedad coronaria tomaran omega-3 de aceite de pescado como medida preventiva, se ahorrarían 3.880 millones de dólares en el gasto total desde ahora hasta el año 2020. ¡Pero sólo el 28% de ellos toma este tipo de suplementos!

La suplementación dietética con omega-3 de aceite de pescado es una de aquellas cosas fáciles que podemos hacer para invertir en nuestra calidad de vida, reduciendo nuestra probabilidad de experimentar una enfermedad costosa (en todos los sentidos).

 

Referencia:

Frost & Sullivan consulting. 2013. Smart Prevention-Health Care Cost Savings Resulting from the Targeted Use of Dietary Supplements.