Los omega-3 y los trastornos oculares relacionados con el envejecimiento

 
 
 

La salud ocular y la calidad de vida están relacionadas, por lo tanto es importante la prevención y el control de los trastornos oculares, sobre todo teniendo en cuenta que son comunes y pueden pasar desapercibidos durante mucho tiempo (porque algunos no tienen síntomas al principio). Deberíamos visitar a un oftalmólogo al menos del mismo modo en que lo hacemos con el dentista, por ejemplo, puesto que un tratamiento temprano es clave para impedir que algunos trastornos oculares comunes causen pérdida de visión, entre ellos la degeneración macular relacionada con la edad.

En los países desarrollados, la degeneración macular relacionada con la edad representa la primera causa de ceguera en personas de 65 años o más, y afecta a casi el 12% de las personas mayores de 80 años. En la degeneración macular relacionada con la edad, que daña la mácula (la parte del ojo responsable de la visión central), se pueden distinguir dos tipos: la forma húmeda (neovascular) y la forma seca; no está claro si estas formas son distintas o si son diferentes presentaciones del mismo trastorno. No hay tratamientos eficaces para la forma seca, excepto la prevención y el control de los factores de riesgo, lo que incluye una ingesta nutricional específica y suplementos dietéticos.

El envejecimiento se caracteriza por un aumento en la concentración de algunas moléculas proinflamatorias en la circulación; una inflamación de bajo grado se asocia con el deterioro de muchos sistemas funcionales relacionado con la edad, por tanto, controlar la inflamación de bajo grado podría prevenir a reducir el deterioro funcional relacionado con la edad asociado a la salud de la retina. Los ácidos grasos omega-3 (DHA y EPA) son conocidos por sus propiedades antiinflamatorias y, además, son esenciales para regular la estructura y función de la retina. Diversos estudios han mostrado que los ácidos grasos omega-3 dietéticos se asocian con una reducción en la incidencia de la degeneración macular relacionada con la edad y tienen un papel protector en su progresión. Aparte de por la extraordinariamente alta concentración de ácidos grasos omega-3 en las membranas celulares de la retina, sus efectos beneficiosos sobre la fisiología de la mácula y de protección frente a la degeneración también podrían explicarse por su rol en la modulación de la microbiota intestinal (que se ha asociado con muchos problemas de salud de naturaleza inflamatoria en los últimos 10 años).

Todos envejeceremos algún día si tenemos ese privilegio. Si queremos mantener una buena calidad de vida, es importante la prevención los posibles problemas de salud que puedan ocurrir. Los ácidos grasos omega-3 pueden ayudarnos.

Referencias:

Rinninella E, Mele MC, Merendino N, Cintoni M, Anselmi G, Caporossi A, et al. The Role of Diet, Micronutrients and the Gut Microbiota in Age-Related Macular Degeneration: New Perspectives from the Gut⁻Retina Axis. Nutrients. 2018;10(11). https://www.mdpi.com/2072-6643/10/11/1677/html

Keep an Eye on Your Vision Health. CDC Features [Internet]. Centers for Disease Control and Prevention [fecha última actualización: 26 de julio de 2018]. Disponible en: https://www.cdc.gov/features/healthyvision/index.html