Los omega-3 y la salud mental

 
 
 

El bienestar mental (cómo se siente una persona y cómo hace frente a su vida diaria) es un componente crucial para una óptima salud. Los trastornos mentales (que afectan al pensamiento, sentimientos, ánimo o conducta de una persona) pueden tener consecuencias en la habilidad para relacionarse con los demás y para el funcionamiento diario.

Entre los factores que afectan a la salud mental (genética, estrés, dieta, sedentarismo, drogas y otros factores ambientales), los factores dietéticos son importantes: las deficiencias de ácidos grasos omega-3, folato, vitamina B6, B12, niacina y vitamina D se relacionan con problemas en la función cerebral. Por el contrario, los patrones dietéticos que incluyen estos elementos parecen ser eficaces para prevenir trastornos mentales.

La acción de los omega-3 en el cerebro (y la retina) es tanto estructural como funcional, y los mecanismos que subyacen a sus efectos beneficiosos incluyen la regulación de la integridad y la fluidez de: la membrana celular, el crecimiento de axones y dendritas (proyecciones de la neurona que propagan la estimulación desde una neurona a otras neuronas), neurotransmisores, supervivencia neuronal, neurodegeneración e inflamación. ¡Casi nada!

En general, se recomienda el consumo diario de 1 g de EPA y DHA.

 

Bibliografía

Lim SY, Kim EJ, Kim A et al. Nutritional Factors Affecting Mental Health. Clin Nutr Res. 2016 Jul;5(3):143-52. doi: 10.7762/cnr.2016.5.3.143. Epub 2016 Jul 26.