Los omega-3 y la capacidad intelectual de los niños con epilepsia

 
 
 

Hace poco un equipo de investigadores de Egipto ha profundizado en la cuestión sobre los ácidos grasos Omega-6 y Omega-3 y la capacidad intelectual en la epilepsia infantil.

Se sabe bien que la epilepsia influye negativamente en la capacidad intelectual de los niños, incluso algunos estudios estiman que hasta un 40% de los menores afectados presentan trastornos cognitivos.

Estudio del coeficiente Omega-6/Omega-3

El trabajo de los investigadores, publicado en la revista española ‘Anales de Pediatría’, explica que su intención fue calcular el cociente Omega-6/Omega-3 en un grupo de 30 niños epilépticos y en otro de 20 menores sin la enfermedad. Este parámetro muestra si una persona presenta un desequilibrio en la ingesta de estos dos tipos de ácidos grasos. Aunque los dos tipos son necesarios para nuestro organismo, se considera perjudicial que el consumo de Omega-6 sea excesivo si el de Omega-3 es bajo, puesto que ello provoca más inflamación, rigidez de las arterias o desequilibrios hormonales, entre muchos otros problemas de salud.

Los científicos egipcios midieron los niveles en sangre de ácido alfa-linolenic (Omega-3) y de ácido linoleico (Omega-6) y lo que comprobaron fue que los niños con epilepsia tenían niveles más bajos del primero y más elevados del segundo cuando se los comparó con los niños sanos, una descompensación que también relacionaron con la capacidad intelectual, ya que en los tests realizados los niños con epilepsia obtuvieron peores puntuaciones que el resto. Fueron pruebas en las que se evaluó el procesamiento visual, la memoria de trabajo y el cociente intelectual.

El papel del omega-3 y la capacidad intelectual en la epilepsia infantil

Los científicos reconocen que resulta difícil explicar de qué manera se relacionan estos tres lados del triángulo: epilepsia, deterioro cognitivo e ingesta de ácidos grasos. Por una parte, la epilepsia es causa de esa peor capacidad intelectual. Por otra, el desequilibrio en la ingesta de Omega-3 y Omega-6 también contribuye a un desempeño más pobre en las tareas de aprendizaje y memoria en las pruebas realizadas. La pregunta es si tal vez equilibrando la balanza de esos dos tipos de ácidos grasos mejorando la dieta o con suplementos se podría paliar hasta cierto punto el impacto negativo de la epilepsia sobre la capacidad intelectual de estos niños. Es una pregunta que deberán responder futuras investigaciones.

Referencias:

Bahagat KA, Elhady M, Aziz AA, Youness ER, Zakzok E. [Omega-6/omega-3 ratio and cognition in children with epilepsy]. An Pediatr (Barc). 2019 Jan 16. pii: S1695-4033(18)30544-7. doi: 10.1016/j.anpedi.2018.07.015.http://www.analesdepediatria.org/es-cociente-omega-6-omega-3-cognicion-ninos-con-avance-S1695403318305447

Oulhaj A, Jernerén F, Refsum H, Smith AD, de Jager CA. Omega-3 Fatty Acid Status Enhances the Prevention of Cognitive Decline by B Vitamins in Mild Cognitive Impairment. J Alzheimers Dis. 2016;50(2):547-57. doi: 10.3233/JAD-150777.https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26757190?dopt=Abstract

Hooper C, De Souto Barreto P, Coley N, Cantet C, Cesari M, Andrieu S, Vellas B. Cognitive Changes with Omega-3 Polyunsaturated Fatty Acids in Non-Demented Older Adults with Low Omega-3 Index. J Nutr Health Aging. 2017;21(9):988-993. doi: 10.1007/s12603-017-0957-5.https://link.springer.com/article/10.1007/s12603-017-0957-5