Los Omega-3, una nueva arma en la lucha contra los efectos de la contaminación

 
 
 

Puede que hayas oído hablar de la materia particulada últimamente, muy probablemente en relación con la contaminación del aire en las ciudades, pero ¿sabes a qué se refiere el término «materia particulada»? Es un término que se refiere a la mezcla de partículas sólidas y gotitas de líquido que se encuentran en el aire. Estas partículas tienen muchos tamaños (algunas pueden verse a simple vista, mientras que otras son tan pequeñas que solo pueden verse con un microscopio electrónico) y pueden estar compuestas por cientos de diferentes sustancias químicas (la mayoría de ellas emitidas desde centrales eléctricas, fábricas y vehículos). La materia particulada con menos de 10 micras de diámetro es tan pequeña que puede ser inhalada y causar problemas de salud graves; las partículas menores de 2,5 micras de diámetro, también conocidas como partículas finas (o PM2,5), representan el mayor riesgo para la salud. Para tener una idea de cuán pequeñas son 2,5 micras: el diámetro de un cabello humano es aproximadamente 30 veces mayor que la partícula fina más grande.

La exposición a la materia particulada es el principal factor de riesgo ambiental para enfermedad. Aunque en Europa Occidental y Norte América se han alcanzado las concentraciones promedio anuales recomendadas por las directrices de calidad del aire de la Organización Mundial de la Salud, los datos de estudios recientes siguen indicando efectos en la salud de la exposición, incluso a concentraciones bajas. Por ello es necesario encontrar cómo mitigar los efectos en la salud de las partículas finas.

Partiendo de la base de que las partículas finas tienen efectos proinflamatorios y constrictores en los vasos sanguíneos, se ha probado (in vitro) el potencial del EPA y el DHA para mitigar los efectos de las partículas finas en células endoteliales venosas, y los resultados son prometedores. El tratamiento de estas células con solo EPA, solo DHA, su combinación (EPA y DHA) o aceite de pescado conteniendo EPA y DHA fue eficaz en reducir la liberación de sustancias proinflamatorias y vasoconstrictoras que son responsables de la respuesta inflamatoria y la vasoconstricción.

La atenuación de los efectos inflamatorios y vasoconstrictores de las partículas finas por el EPA y el DHA en este estudio indican su potencial para ser usados para controlar los efectos adversos de la contaminación ambiental sobre la salud. Debemos persistir en nuestros esfuerzos para reducir la contaminación del aire a pesar de las dificultades, pero esta podría ser una nueva arma en la lucha contra los efectos de la contaminación.

Referencias:

Sriram J, Adetona O, Orchard T, Wu CM, Odei J. Mitigation of Particulate Matter-Induced Inflammation and Vasoactivity in Human Vascular Endothelial Cells by Omega-3 Polyunsaturated Fatty Acids. Int J Environ Res Public Health. 2018;15(10). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6210002/

Particulate matter (PM) Pollution [Internet]. United States Environmental Protection Agency [fecha última actualización: 12 de noviembre de 2018]. Disponible en: https://www.epa.gov/pm-pollution