Los omega-3, una forma de cuidar nuestros huesos

 
 
 

Los huesos son responsables de la estructura y forma del cuerpo humano, y sirven para proteger órganos vitales: el cráneo protege el cerebro, la columna vertebral protege la médula espinal, las costillas forman una caja que protege el corazón, los pulmones, el hígado y el bazo, y la pelvis ayuda a proteger la vejiga, los intestinos y, en la mujer, los órganos reproductivos. Además, los huesos tienen otras funciones importantes: el movimiento (junto con los músculos, tendones, ligamentos y articulaciones) y la producción de células sanguíneas (los glóbulos blancos y los glóbulos rojos se producen en la médula de algunos huesos). Por lo tanto, la salud ósea es muy importante.
La densidad ósea (o densidad mineral ósea) es un término que se refiere a la cantidad de materia mineral por centímetro cuadrado en los huesos; se emplea en medicina como un indicador de osteoporosis (masa ósea reducida) y riesgo de fractura. La osteopenia es densidad ósea reducida pero no hasta el grado de la osteoporosis.
En las mujeres, hasta el 90% de la densidad y fortaleza máxima de los huesos se adquiere hacia los 18 años de edad, pero la masa ósea puede seguir creciendo hasta alrededor de los 30 años. Entre los 30 años y la menopausia, las mujeres experimentan cambios mínimos en la masa ósea, pero en los primeros años después de la menopausia la pérdida ósea es rápida. Durante los años tras la menopausia, la pérdida ósea se ralentiza pero continúa y esto puede conducir a la osteoporosis. Aunque no todas las personas con baja densidad ósea desarrollarán osteoporosis, tienen mayor riesgo.
No podemos evitar el envejecimiento, pero podemos practicar actividad física (andar, correr, subir escaleras, jugar a tenis, bailar, hacer ejercicios con pesas, etc.), seguir una dieta saludable, no fumar y beber alcohol con moderación. Consumir cantidades adecuadas de calcio y vitamina D es clave para mantener los huesos fuertes, y el consumo de ácidos grasos omega-3 de cadena larga (EPA y DHA) parece estar asociado positivamente con la densidad ósea en las mujeres con y sin osteopenia.

Bibliografía:

Lavado-García J, Roncero-Martin R, Moran JM, et al. Long-chain omega-3 polyunsaturated fatty acid dietary intake is positively associated with bone mineral density in normal and osteopenic Spanish women. PLoS One. 2018;13(1):e0190539. http://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0190539

Bone Mass Measurement: What the Numbers Mean [Internet]. Bethesda: NIH Osteoporosis and Related Bone Diseases ~ National Resource Center; 2018 [cited 2018 january 15]. Available from: https://www.bones.nih.gov/health-info/bone/bone-health/bone-mass-measurement-what-numbers-mean

Osteoporosis: Peak Bone Mass in Women [Internet]. Bethesda: NIH Osteoporosis and Related Bone Diseases ~ National Resource Center; 2018 [cited 2018 january 15]. Available from: https://www.bones.nih.gov/health-info/bone/osteoporosis/bone-mass

PubMed Health. Bone Mineral Density (BMD) [Internet]. National Center for Biotechnology Information, U.S. National Library of Medicine; 2018 [cited 2018 january 15]. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmedhealth/PMHT0024682/

 
 

Diabetes gestacional, omega-3 y vitaminas

La insulina es una hormona necesaria para el uso de la glucosa (azúcar) por el cuerpo como fuente de energía. La diabetes sucede cuando el cuerpo produce muy poca o ninguna insulin[...]