Los omega-3 podrían ayudar a prevenir la enfermedad cardiovascular en fumadores

 
 
 

Fumar está asociado con disfunción endotelial y endurecimiento arterial. Fumar cigarrillos es un factor de riesgo de aterosclerosis (endurecimiento de las arterias), porque las sustancias químicas de los cigarrillos pueden dañar la capa interior de las arterias (llamada endotelio) y acelerar el desarrollo de este trastorno. Y la aterosclerosis es un factor de riesgo de enfermedad cardiovascular. ¿Por qué el endurecimiento de las arterias puede causar un ataque cardiaco o un ictus? Porque una vez lesionado el vaso sanguíneo, las grasas, el colesterol, las plaquetas y otras sustancias empiezan a depositarse y acumularse en las paredes arteriales, formando placas, cuya rotura causa la formación de coágulos de sangre que pueden viajar a otra parte del cuerpo y bloquear el flujo sanguíneo: si un coágulo bloquea un vaso sanguíneo que alimenta el corazón, produce un ataque cardiaco; si bloquea un vaso sanguíneo que alimenta el cerebro, produce un ictus. Ha quedado claro que fumar es un hábito muy peligroso. ¿No?

Como explicamos anteriormente, la suplementación con omega-3 podría ayudar a dejar de fumar, pero si aún no estás listo para hacerlo, intenta, por lo menos, prevenir algunas de sus consecuencias. La suplementación con ácidos grasos omega-3 mejora la función endotelial y las propiedades elásticas de las arterias, así como la fibrinólisis endógena (un proceso que previene que los coágulos sanguíneos crezcan y se conviertan en problemáticos), en fumadores de cigarrillos.

Si aún fumas, los ácidos grasos omega-3 podrían ayudarte a prevenir la enfermedad cardiovascular.

 
 

EPA, DHA y adicción a la nicotina

En Estados Unidos, hay más personas adictas a la nicotina que a cualquier otra sustancia. La investigación muestra que la nicotina puede ser tan adictiva como la heroína, la cocaín[...]