Los Omega-3 podrían ayudar a prevenir el deterioro cognitivo prematuro

 
 
 

La sangre provee al cerebro del oxígeno y los nutrientes (principalmente glucosa, pero no solo) que necesita para funcionar adecuadamente. Aunque el cerebro es una pequeña parte del peso total corporal (cerca del 2% del total del peso del cuerpo en humanos), necesita mucha energía para funcionar y recibe un 15-20% del suministro de sangre del cuerpo. El corazón bombea la sangre hasta el cerebro por dos grupos de arterias, las carótidas y las vertebrales; y también tiene un tipo de venas que transportan la sangre con dióxido de carbono y otros productos de desecho hacia fuera del cráneo. Por lo tanto, la salud del sistema vascular es crucial para asegurar que el cerebro recibe el aporte adecuado de sangre y se deshace de productos de desecho.

Las personas con problemas circulatorios, por ejemplo, con presión sanguínea alta, colesterol, aterosclerosis, y ancianos o con sobrepeso pueden tener un riesgo mayor de déficits cognitivos o trastornos del ánimo.

Hay pruebas de que el consumo regular de ácidos grasos omega-3 puede mejorar la función cerebral. Diversos estudios han demostrado beneficios significativos de la suplementación con ácidos grasos omega-3 en el ánimo y la cognición en ancianos con deterioro cognitivo leve. Estos beneficios de la suplementación con ácidos grasos omega-3 en la función cerebral se pueden atribuir en parte a la mejora en el aporte de sangre al cerebro, aunque sus efectos sobre la estructura y función neuronal también pueden tener un papel importante.

En un estudio reciente, personas (de 45 a 85 años) con hipertensión leve tomaron suplementación con ácidos grasos omega-3 o aceite de maíz durante 20 semanas. En este estudio se observó que la suplementación con ácidos grasos omega-3 (en comparación con el aceite de maíz) puede mejorar el flujo sanguíneo en el cerebro en respuesta a la presencia de cantidades excesivas de dióxido de carbono en la sangre y durante procesos cognitivos (los cuales aumentan la demanda de oxígeno).

Se puede concluir que la suplementación con ácidos grasos omega-3 podrían ayudar a prevenir el deterioro cognitivo prematuro, contrarrestando los trastornos microvasculares en las personas mayores.

Referencias

Howe PRC, Evans HM, Kuszewski JC, Wong RHX. Effects of long chain omega-3 polyunsaturated fatty acids on brain function in mildly hypertensive older adults. Nutrients. 2018 Oct 2;10(10). pii: E1413. doi: 10.3390/nu10101413.

Blood flow to the brain [Internet]. Rolling Meadows, IL: American Association of Neurological Surgeons [2018].

 
 

Los omega-3 podrían mejorar la mucositis oral

La mucositis oral, probablemente la complicación más común de los tratamientos del cáncer, particularmente la quimioterapia y la radioterapia, se manifiesta generalmente como enroj[...]

 
 

La microbiota intestinal y omega-3

El término microbiota se refiere a toda la población de microorganismos que coloniza un lugar determinado e incluye bacterias, virus, hongos y otros microorganismos. La microbiota [...]