Los omega-3 en la prevención de la artritis reumatoide

 
 
 

La artritis reumatoide está causada por un sistema inmunitario defectuoso (que ataca de forma equivocada las articulaciones y hace que se estreche el espacio entre ellas), principalmente afecta a la muñeca y las articulaciones pequeñas de la mano y causa dolor, rigidez (peor por la mañana), inflamación y movilidad limitada, etc. ¡Por no hablar de la dificultad de ponerse un anillo! Como bien saben el 1-3% de mujeres que padece artritis reumatoide a lo largo de su vida (en las mujeres, suele comenzar entre los 30 y los 60 años). Las personas que reciben pronto el tratamiento notan antes la mejoría, y más a menudo, y cuando la enfermedad no está bien controlada se asocia con enfermedad del corazón e ictus. Las posibles complicaciones incluyen el síndrome del túnel carpiano e inflamación en otras áreas del cuerpo (pulmones, corazón y ojos). De nuevo, es importante estar físicamente activo la mayor parte del tiempo (andar y hacer ejercicios para fortalecer los músculos), pero el descanso ayuda cuando la articulación está inflamada; en este caso, sólo podemos hacer ejercicio suave, para mantener la articulación sensible.

Una investigación realizada en personas sin artritis reumatoide, pero con riesgo genético, ha mostrado que hay una relación inversa entre los anticuerpos CCP (cuya presencia ayuda a diagnosticar la enfermedad) y el uso de complementos de omega-3. Esto indica que los ácidos grasos omega-3 pueden proteger frente al desarrollo de la artritis reumatoide. La prevención es siempre la mejor política.

 

Bibliografía:

Gan RW, Young KA, Zerbe GO et al. Lower omega-3 fatty acids are associated with the presence of anti-cyclic citrullinated peptide autoantibodies in a population at risk for future rheumatoid arthritis: a nested case-control study. Rheumatology (Oxford). 2015 Sep 13. pii: kev266. [Epub ahead of print]