Los omega-3 en la obesidad y trastornos relacionados

 
 
 

La obesidad y los trastornos asociados con ella (elevada presión arterial, glucemia elevada, niveles anormales de colesterol, etc.) constituyen un problema sanitario creciente en el mundo desarrollado. Están relacionados con un mayor riesgo de desarrollar síndrome metabólico, el cual, a su vez, puede aumentar el riesgo de enfermedad cardiaca, ictus y diabetes. Además, la obesidad se asocia con aspectos no médicos como la disminución de movilidad y la estigmatización social.

El tejido adiposo (la grasa) tiene una función muy importante, es la principal fuente de energía en el cuerpo. Sin embargo, ingerir demasiadas calorías y no hacer la suficiente actividad física puede causar un exceso en la acumulación de grasa: la obesidad. Hay dos tipos de “depósitos de grasa”: el tejido adiposo blanco (que se utiliza como almacén de energía) y el tejido adiposo pardo (cuya principal función es la regulación de la temperatura corporal). Pues bien, el tejido adiposo blanco supone menos del 5% del peso corporal en las personas muy delgadas y más del 60% en las personas muy obesas.

Es posible prevenir la obesidad y el síndrome metabólico, principalmente con cambios en el estilo de vida, como seguir una dieta saludable y hacer ejercicio regularmente. Además, el tipo (saturadas, insaturadas y trans) y la cantidad de las grasas de la dieta son factores importantes en el riesgo de obesidad: se ha observado que los niveles plasmáticos más altos de ácidos grasos poliinsaturados omega-3 están asociados con un menor riesgo de obesidad. Los niveles maternos de omega-3 durante el embarazo pueden influir en el riesgo de que el bebé desarrolle obesidad a lo largo de su vida; en los primeros años de la vida del niño, estos ácidos grasos pueden regular el desarrollo del tejido adiposo; y la suplementación con omega-3 disminuye el riesgo de obesidad en adultos.

Los efectos beneficiosos de los ácidos grasos omega-3 pueden ayudar a reducir la incidencia de obesidad y sus trastornos relacionados.

 

Bibliography

 
 

Omega-3 en la obesidad

La obesidad ha aumentado a lo largo de las últimas décadas, además de ocurrir a edades más tempranas (actualmente la obesidad infantil es más frecuente nunca). Tener sobrepeso u ob[...]

 
 

Sobre la lactancia materna

Dar el pecho es lo mejor para los bebés y las mamás: protege al lactante frente a infecciones y reduce la posibilidad de problemas posteriores de salud (incluyendo diabetes, obesid[...]