Los ácidos grasos omega-3 podrían ayudarnos a dejar de fumar

 
 
 

Tras dejar de fumar, el ritmo cardiaco y la presión sanguínea bajan, los niveles de monóxido de carbono corporales vuelven a la normalidad y la circulación mejora. Sin embargo, también aparecen desagradables síntomas de abstinencia: sentimientos de ansiedad, tristeza y dificultad de concentración, irritabilidad, dolor de cabeza, problemas de sueño, fatiga y hambre, entre otros. Después de las primeras dos semanas (que son las peores), es más fácil. Esto es por lo que es muy importante estar preparado, por ejemplo: fijar un día para dejar de fumar y anotarlo en el calendario, con la idea de no cambiarlo por ninguna razón; escribir una lista de todas las razones por las que quieres dejar de fumar, y hacer planes alternativos para los momentos de cigarrillos habituales.

La próxima etapa será aprender a retrasar el impulso de fumar; cada vez que te resistes al ansia por fumar estás un paso más cerca de dejar el tabaco: bebe lentamente un vaso de agua helada, toma un tentempié saludable, ocupa tu mente y tus manos con algo que no sea un cigarrillo o llama a alguien que apoye tus esfuerzos para dejar de fumar, por ejemplo. Cambia tus hábitos y no te pongas en situaciones que aumenten el ansia por fumar.

Y, finalmente, hay otra área en la que puedes obtener ayuda para dejar de fumar: la nutrición. Algunos alimentos, como la carne, hacen los cigarrillos más satisfactorios, mientras que otros, incluyendo el queso, la fruta y la verdura, hacen que los cigarrillos tengan un gusto terrible. Las bebidas con burbujas, el alcohol, la cola, el té y el café hacen que los cigarrillos sepan mejor; por lo tanto, bebe más agua y zumos. Además, la suplementación con altas dosis de ácidos grasos omega-3 (aceite de pescado) también parece ser útil en la reducción del ansia por fumar en los muy fumadores.

Un estudio ha evaluado los efectos de la suplementación con ácidos grasos omega-3 en el ansia por fumar en hombres muy fumadores (20 cigarrillos por día o más) y ha observado que la suplementación con ácidos grasos omega-3 reduce los niveles de dependencia de la nicotina, el ansia por fumar y los cigarrillos fumados por día.

Se cree que el estrés oxidativo (que es un desequilibrio entre los radicales libres y los antioxidantes en el cuerpo) inducido por el fumar contribuye a disminuir los niveles de ácidos grasos omega-3 en la sangre y el cerebro, y los bajos niveles de ácidos grasos omega-3 conducen al mal funcionamiento de un sistema relacionado con la dependencia y el “ansia por”. Esta sería la razón por la que la suplementación con ácidos grasos omega-3 podría ayudar frente al ansia por fumar.

Ahora solo tienes que decidir cuándo dejar de fumar.

Referencias

Sadeghi-Ardekani K, Haghighi M, Zarrin R. Effects of omega-3 fatty acid supplementation on cigarette craving and oxidative stress index in heavy-smoker males: A double-blind, randomized, placebo-controlled clinical trial. J Psychopharmacol. 2018;32(9):995-1002.

Mayo Clinic. Quitting smoking: 10 ways to resist tobacco cravings

NHS. Quit smoking

WebMed. Surviving Without Smoke: Month 1