La suplementación con vitamina D y omega-3 podría reducir la frecuencia de episodios de incontinencia nocturna en niños

 
 
 

Estudios recientes han asociado la deficiencia en vitamina D y omega-3 con la enuresis nocturna. Con respecto a los/as niños/as (en adelante, por niños se entenderá a los de ambos sexos), el término enuresis significa incontinencia urinaria, mojando la ropa o las sábanas, durante un periodo de al menos tres meses consecutivos en niños mayores de cinco años (cuando un niño debería ser capaz de controlar su vejiga). La enuresis nocturna, como su nombre indica, ocurre en la noche durante el sueño.

Hay dos tipos de enuresis nocturna. Se considera primaria (la forma más común) cuando nunca se ha conseguido el control de la vejiga (un niño con enuresis nocturna primaria ha mojado la cama desde que era un bebé) y secundaria cuando la incontinencia vuelve a aparecer después de al menos seis meses de continencia (este tipo de enuresis se asocia con causas orgánicas o psicológicas).

La enuresis nocturna se observa en más del 15-20% de los niños de cinco años, en el 6-8% de los de ocho y en el 1-2% de los de 15. Por tanto, es un problema común y tiene consecuencias tanto en el niño como en la familia. Puede afectar negativamente al desarrollo psicosocial del niño e interferir con el desarrollo de la autoconfianza y el proceso de socialización.

En ausencia de un problema médico, algunas estrategias que se pueden adoptar para tratar la enuresis nocturna incluyen las siguientes:

Informar al niño sobre la enuresis.

  • Limitar la ingesta de líquidos antes de ir a la cama.
  • Asegurar el acceso del niño al baño.
  • Llevar al niño al baño justo antes de ir a la cama o despertarle para ir a hacer pipí.
  • Evitar ciertos alimentos por la noche (alimentos que pueden irritar la vejiga, chocolate, por ejemplo).
  • Evitar las bebidas con efecto diurético, como las que contienen cafeína.
  • Usar alarmas para enuresis. Estas alarmas producen un sonido cuando un niño empieza a mojar la cama; así, el niño puede apagar la alarma, ir al baño y volverse a dormir sin haber mojado la cama mucho. Con esta estrategia, la implicación de los padres es muy importante, porque la clave es despertarse rápidamente y la presencia de los padres puede ser necesaria para despertar al niño y avisarle sobre el episodio de enuresis.

Entre las medidas que se pueden tomar, hay que destacar las conclusiones de un estudio reciente que se llevó a cabo para medir los efectos de la vitamina D, los suplementos de omega-3 y su combinación en la enuresis nocturna en niños de 7-15 años. Los resultados mostraron que la suplementación con vitamina D y omega-3 puede reducir el número de noches húmedas (su frecuencia).

Para acabar, si te preocupa la enuresis nocturna de tu hijo, lo mejor que se puede hacer es hablar con tu médico acerca de cómo afrontarla.

Bibliografía: 

Canadian Paediatric Society. Management of primary nocturnal enuresis. Paediatr Child Health. 2005;10(10):611-4.

Nemours. TeensHealth. What Is Enuresis?

 

 

 
 

Los omega-3 y la frecuencia cardiaca

La frecuencia cardiaca es el número de veces que el corazón late por minuto; varía de persona a persona y está influenciada por muchos factores, incluyendo el nivel de actividad, e[...]

 
 

Diabetes gestacional, omega-3 y vitaminas

La insulina es una hormona necesaria para el uso de la glucosa (azúcar) por el cuerpo como fuente de energía. La diabetes sucede cuando el cuerpo produce muy poca o ninguna insulin[...]

 
 

Envejecimiento saludable. Memoria y omega-3

Las capacidades cognitivas son críticas para la independencia funcional durante el envejecimiento, incluyendo vivir con independencia, administrando su economía, tomando la medicac[...]