La prevención no tiene edad

 
 
 

Todas las personas que envejecen desarrollan algún grado de deterioro en su capacidad cognitiva (por ejemplo, olvidos, menor capacidad de concentración y de resolución de problemas), y la magnitud del deterioro cognitivo asociado a la edad se acelera a edades mayores, pero existe una considerable controversia en relación con la edad de aparición del deterioro cognitivo. La cuestión es importante, ya que la edad de inicio del deterioro cognitivo es importante para escoger el momento óptimo para implementar intervenciones que ayuden a prevenirlo o revertirlo. La mayoría de las intervenciones están diseñadas para adultos de 60 o más años, aunque el deterioro cognitivo empieza antes. Esto puede afectar a la probabilidad de que las intervenciones a esa edad tengan éxito, porque los cambios podrían haberse acumulado hasta tal punto que fuese difícil revertirlos.

Los ácidos grasos omega-3 pueden influir en el riesgo de deterioro cognitivo y se ha observado una fuerte vinculación entre niveles bajos de omega-3 y deterioro cognitivo en personas mayores.

Un estilo de vida activo, entrenamiento cognitivo (por ejemplo, jugar al ajedrez y hablar más de un idioma), realizar ejercicio regularmente e intervenciones nutricionales pueden mejorar la reserva cognitiva y conferir protección frente a la pérdida de función cerebral, y reducir potencialmente la tasa de deterioro cognitivo asociado a la edad.

 

Bibliografía

  • Lukaschek K, von Schacky C, Kruse J et al. Cognitive Impairment Is Associated with a Low Omega-3 Index in the Elderly: Results from the KORA-Age Study. Dement Geriatr Cogn Disord. 2016 Oct 5;42(3-4):236-245. [Epub ahead of print]
  • Salthouse TA. When does age-related cognitive decline begin? Neurobiol Aging. 2009 Apr; 30(4): 507-514.
  • Stine-Morrow EA, Parisi JM, Morrow DG. The effects of an engaged lifestyle on cognitive vitality: a field experiment. Psychol Aging. 2008 Dec;23(4):778-86.