La inflamación en la pérdida de audición

 
 
 

Diversos estudios apoyan la idea de que las respuestas inflamatorias se encuentran asociadas con la pérdida de audición relacionada con fármacos, el ruido o la edad.

La pérdida de audición relacionada con fármacos se define como una disfunción del oído interno, temporal o permanente, tras la exposición a un fármaco, y es una de las causas de sordera más prevenibles (si bien la toxicidad de algunos fármacos es conocida, se siguen utilizando, porque en muchos casos sus beneficios superan a sus efectos negativos). Algunos medicamentos producen respuestas inflamatorias en el oído interno.

En la pérdida auditiva relacionada con el ruido, hay respuestas inflamatorias en la cóclea (la parte del oído interno que contiene las terminaciones de los nervios que transportan la información del sonido al cerebro) tras la exposición a un sonido traumático.

La pérdida de audición relacionada con la edad es la forma más común de pérdida auditiva en los adultos. Es debida a una combinación de factores ambientales y genéticos, pero otro factor clave es el estado de inflamación crónica de la vejez, que es consecuencia del envejecimiento del sistema inmunitario.

Décadas de investigación no han proporcionado estrategias eficaces para prevenir o mejorar estos tipos de pérdida de audición y los tratamientos más comunes tienen resultados inconsistentes. Sin embargo, recientes avances en la comprensión de la resolución de la inflamación sugieren posibles estrategias terapéuticas (basadas en la mejora de las respuestas de resolución de la respuesta inflamatoria) que podrían ser útiles en la prevención del daño coclear producido por inflamación. Mejorar la fase de resolución de las respuestas inflamatorias en el oído interno podría contribuir, de un modo natural, a la prevención o la mejora de las disfunciones auditivas.