La complementación con EPA+DHA es necesaria en la dieta occidental

 
 
 

Se estima que los americanos (que en su mayoría siguen una dieta occidental) consumen menos de 100 mg/día de EPA+DHA (mientras que las recomendaciones actuales son 250 a 500 mg/día para los adultos sanos). Un adulto sano necesita al menos un índice de omega-3 (la suma del contenido de EPA y DHA en las membranas de los glóbulos rojos) del 8% para alcanzar sus beneficios preventivos. Este índice predice la mortalidad cardiovascular. Se ha recomendado un valor igual o superior a 8% como nivel cardioprotector (riesgo reducido de parada cardiaca primaria, muerte súbita cardiaca, aterosclerosis coronaria y síndrome coronario agudo), pero en los americanos que no toman complementos de ácidos grasos omega-3, los valores promedio del índice omega-3 van desde el 4% al 5%.

Los resultados de un estudio de la Penn State University indican que un adulto sano de peso normal con bajo consumo de pescado que incrementase su ingesta dietética en 250 a 500 mg/día de EPA+DHA experimentaría un incremento en los valores del índice omega-3 de aproximadamente el 1% al 2%.

Para reducir el riesgo cardiovascular es necesario incrementar el consumo de EPA y DHA con complementación de aceite de pescado para alcanzar las recomendaciones actuales de consumo dietético en las personas que comen muy poco pescado.

 

Bibliografía:

Flock MR, Skulas-Ray AC, Harris WS et al. Determinants of erythrocyte omega-3 fatty acid content in response to fish oil supplementation: a dose-response randomized controlled trial. J Am Heart Assoc. 2013 Nov 19; 2(6):e000513.