EPA y TDAH

 
 
 

Los síntomas del trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH), que incluye dificultad en la concentración, prestar atención, el control del comportamiento e hiperactividad, aparece entre los 3 y los 6 años y puede continuar durante la adolescencia y la edad adulta. El TDAH tiene tres subtipos: predominantemente hiperactivo-impulsivo, predominantemente desatento y ambos combinados (la mayoría de los niños tiene este último tipo).

Aunque los tratamientos farmacológicos han demostrado eficacia a corto plazo en el TDAH, muchas familias prefieren no usar los fármacos tradicionales para tratarlo a causa de los posibles efectos secundarios (los más usuales son disminución del apetito, problemas de sueño y movimientos o sonidos repetitivos, llamados tics) y la falta de conocimiento sobre la eficacia a largo plazo o los efectos sobre el desarrollo de estos medicamentos.

Un análisis de 10 experimentos separados, pero similares, de diferentes investigadores (con 699 niños) mostró un modesto pero significativo efecto de la suplementación con ácidos grasos omega-3 en el TDAH y lo mismo para el tratamiento de los síntomas de desatención e hiperactividad por separado. Entre los suplementos de omega-3, las dosis más altas de EPA fueron significativamente asociadas con un incremento en la eficacia del tratamiento de los síntomas de TDAH.

La suplementación con EPA, dado su buen perfil en lo que a efectos secundarios se refiere, es un tratamiento complementario a los medicamentos tradicionales o, para aquellas familias que los rechazan, un tratamiento alternativo plausible.

Referencias:
 
 

EPA, DHA y volumen cerebral

Nuestro cerebro es el mayor entre los mamíferos. Sí, ballenas y elefantes tienen cerebros mayores en términos absolutos, pero el cerebro humano es mayor que cualquier otro en relac[...]