EPA y DHA: importancia de las pautas de consumo

 
 
 

Los estudios han mostrado que el consumo elevado de ácido eicosapentaenoico (EPA) y ácido docosahexaenoico (DHA) de aceite de pescado en suplementos está vinculado a la reducción de marcadores cardiometabólicos, mejoras en la salud global y prevención de la enfermedad cardiovascular y metabólica. Anteriormente hemos hablado acerca de la importancia de las cantidades, pureza y concentración de este tipo de suplementos (y lo volveremos a hacer); ahora es el momento de hablar acerca de los patrones de consumo.

Como ya sabíamos, la pauta de consumo influye en la biodisponibilidad (el grado y proporción en el cual una sustancia está disponible donde puede ejercer su acción fisiológica) del EPA y el DHA. Hay diferencias en la incorporación al plasma sanguíneo y las células con el suministro de cantidades idénticas de EPA y DHA, pero consumidas de forma intermitente (por ejemplo, dos veces por semana) o de forma continua (la cantidad equivalente dividida en cantidades diarias): el enriquecimiento de EPA y DHA en plaquetas y células mononucleares sanguíneas (el parámetro considerado el mejor marcador a largo plazo para los cambios en el consumo) es mayor si su consumo es continuo, en comparación con la misma cantidad consumida de forma intermitente.

Ahora también sabemos que las mejoras en marcadores cardiometabólicos conseguidas con EPA y DHA de aceite de pescado sólo se mantienen con suplementación continua. Esta es la conclusión a la que han llegado científicos canadienses tras realizar un estudio en adultos jóvenes con valores normales de estos marcadores. Los resultados de este estudio demostraron que las reducciones experimentadas con el consumo diario de aceite de pescado se perdían rápidamente al cesar la suplementación, sugiriendo que las mejoras en marcadores cardiometabólicos sólo se mantienen con suplementación continuada.

Estos datos resaltan el beneficio del consumo frecuente e implican que la misma dosis de EPA y DHA consumida de forma esporádica puede no alcanzar las concentraciones necesarias para tener los efectos sobre la salud observados con suplementación continua.

 

Bibliografía:

 
 

EPA, DHA y volumen cerebral

Nuestro cerebro es el mayor entre los mamíferos. Sí, ballenas y elefantes tienen cerebros mayores en términos absolutos, pero el cerebro humano es mayor que cualquier otro en relac[...]