EPA y DHA en depresión infantil

 
 
 

En el primer estudio de tratamiento con omega-3 en depresión infantil prepuberal, los pacientes recibieron dos cápsulas de 500 mg (190 mg EPA + 90 mg DHA/500 mg) o una de 1.000 mg (400 mg EPA + 200 mg DHA/1.000 mg) diariamente durante 16 semanas (el grupo omega-3), o placebo (el grupo placebo). La media de edad en el grupo omega-3 fue de 10,0 (8−12,0) y de 10,3 en el grupo placebo (8−12,5). En el inicio y a las 2, 4, 8, 12 y 16 semanas, se evaluaron utilizando tres escalas: la Childhood Depression Rating Scale-CDRS, el Childhood Depression Inventory-CDI y la Clinical Global Impression-CGI. Como monoterapia, los omega-3 tuvieron efectos terapéuticos muy significativos sobre los síntomas:

  • Siete de 10 tuvieron una reducción superior al 50% en la puntuación de la CDRS (en comparación con cero de 10 en el grupo placebo).
  • Cuatro de 10 cumplieron criterio de remisión (ningún sujeto del grupo placebo cumplió este criterio).
  • Los resultados en el CDI fueron similares a los de la CDRS (siendo importantes “el grupo de tratamiento” y el “tiempo de tratamiento”).
  • Y los resultados en la CGI también fueron muy significativos.

No se informó de efectos secundarios clínicamente relevantes.

Los niños deprimidos pueden mostrar signos que son diferentes a los típicos síntomas de depresión en adultos (pueden quejarse de sentirse enfermos, rehusar ir a o tener problemas en la escuela, ser negativos o sentirse incomprendidos, etc.) y frecuentemente tienen problemas coexistentes como desarrollo psicosocial pobre, otros trastornos de salud y alto riesgo de suicidio y riesgo de abuso de sustancias. Dada la naturaleza crónica de la depresión, la intervención temprana puede ayudar a reducir futuros problemas.

Referencias:

 
 

Omega-3, función cardiovascular y ejercicio

El ejercicio regular y moderado fortalece tu corazón, incluso si tienes una enfermedad cardiaca (si este es el caso, habla con tu médico acerca de ello). Además, disminuye tu presi[...]