El DHA maternal durante el embarazo está relacionado con las habilidades en resolución de problemas del lactante a los 12 meses

 
 
 

Durante el último trimestre del embarazo y los primeros años de vida, el cerebro humano experimenta un rápido desarrollo. En estas primeras etapas de nuestra vida, los ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga (especialmente el ácido docosahexaenoico [DHA], un ácido graso omega-3, y el ácido araquidónico [AA], un ácido graso omega-6) son particularmente importantes para las funciones cerebrales normales, el desarrollo de los tejidos visuales y neurales, y, en consecuencia, para el desarrollo motor y cognitivo.

Por tanto, unos niveles adecuados de DHA y AA son importantes en las mujeres durante el embarazo y la lactancia, y en los lactantes. Sin embargo, mientras los niveles de AA en las dietas modernas son adecuados, lo mismo no se aplica para el DHA. Además, los niveles maternales de DHA se reducen progresivamente durante el embarazo y después del parto; para compensarlo se necesita un mayor consumo de DHA. El estatus en ácido eicosapentaenoico (EPA) y DHA es más alto en las mujeres que consumen aceite de pescado durante el embarazo.

Varios estudios han mostrado que un alto consumo de pescado durante el embarazo se asocia con un mejor desarrollo del lactante en diferentes edades, pero la evidencia de los efectos del consumo maternal de pescado durante el embarazo no es concluyente, porque también hay estudios que no han encontrado esta asociación. Esto puede deberse a que los estudios no tienen en consideración factores tales como las características maternales y familiares, el estatus socioeconómico, el nivel académico y el nivel de estimulación en el hogar, que también (junto con el estatus nutricional) influyen en el desarrollo cognitivo del niño.

Un estudio reciente ha investigado la relación entre el estatus maternal en DHA durante el embarazo y su asociación con las habilidades de resolución de problemas del lactante. Su principal hallazgo fue que el estatus maternal en DHA durante el embarazo correlacionó positivamente con las habilidades de resolución de problemas del lactante a los 12 meses y la asociación fue incluso más fuerte cuando se controlaron los resultados según el nivel académico de la madre. También se halló que la estimulación por parte de los progenitores y el entorno del lactante en el hogar interactuaban y determinaban parte de los resultados en desarrollo del lactante.

Puesto que las puntuaciones más altas en resolución de problemas en los lactantes se relacionan con puntuaciones más altas en el CI en la infancia, estos resultados enfatizan la importancia del DHA durante el desarrollo cerebral en el embarazo.

Bibliografía: 

Braarud HC, Markhus MW, Skotheim S, Stormark KM, Frøyland L, Graff IE, et al. Maternal DHA status during pregnancy has a positive impact on infant problem solving: A norwegian prospective observation study. Nutrients. 2018 Apr 24;10(5).

 

 
 

Calidad del sueño en las mujeres embarazadas

Diversos estudios científicos han mostrado que el consumo materno de ácidos grasos omega-3 puede influir en la duración del embarazo. Parece ser que un consumo bajo de DHA puede pr[...]

 
 

Omega-3 durante el embarazo

Entre el 5% y el 10% de las mujeres embarazadas desarrollarán una diabetes gestacional, un tipo de diabetes que ocurre sólo durante el embarazo. Es más común en la segunda mitad de[...]