El DHA influye en el desarrollo de las competencias cognitivas de orden superior

 
 
 

Las competencias cognitivas de orden superior permiten a los estudiantes enfrentarse a retos intelectualmente sofisticados, a integrar múltiples ideas y hechos, a afrontar problemas difíciles y a encontrar soluciones efectivas y creativas a los problemas; además, reducen la carga de la memoria y de la atención al detalle. Entre las competencias cognitivas de orden superior se incluyen las siguientes:

  • Formación y procesamiento de conceptos (concretos, abstractos, verbales y no verbales).
  • Resolución de problemas (requiere que el individuo aborde los problemas de un modo sistemático, reconociendo patrones, usando conocimientos previos, considerando estrategias alternativas, seleccionando la mejor estrategia sin olvidar las otras, etc.).
  • Desarrollo y utilización de reglas, haciendo un buen uso de la experiencia para desarrollar reglas personales que puedan simplificar el trabajo y reducir la carga de la memoria.
  • Razonamiento analógico (la habilidad para hacer y entender analogías, la capacidad de razonar empleando analogías).
  • Habilidades de clasificación (la habilidad de clasificar objetos y palabras).
  • Pensamiento divergente/creativo (la capacidad de elaborar, de descubrir, similitudes o analogías inusuales, vincular ideas de formas nuevas y diferentes).

Los ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga DHA (un omega-3) y ARA (un omega-6) están presentes en grandes cantidades en el cerebro y juegan un papel clave en el desarrollo cerebral y la neurotransmisión. Los lactantes suplementados con DHA muestran habilidades mejoradas en lenguaje y comunicación, y hay evidencia de que el desarrollo temprano de las funciones ejecutivas (planificación, memoria de trabajo y control de la atención) está especialmente influenciado por el DHA. Se han reportado beneficios de la suplementación con ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga durante la lactancia a corto plazo (a los 9 y 10 meses) y a largo plazo (en niños de 3 a 6 años). En la dieta infantil posnatal, estos ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga (especialmente el DHA) influencian el desarrollo de las competencias cognitivas de orden superior y tienen un efecto a largo plazo en el desarrollo de la atención y del procesamiento de la información en la niñez.

Bibliografía: 

Willatts P. Effects of nutrition on the development of higher-order cognition. Nestle Nutr Inst Workshop Ser. 2018;89:175-84.