El DHA durante el envejecimiento

 
 
 

La habilidad cognitiva declina de forma natural con la edad. Durante el envejecimiento normal, se produce un incremento en el uso de los recursos disponibles para el normal mantenimiento y reparación de las células, se reduce el volumen total de la materia gris, junto con una reducción paralela del DHA cerebral. Existe una pérdida gradual del 10 al 15% del total de sinapsis neuronales que resulta en un declive cognitivo, habitualmente observable alrededor de los 65 años. Es decir, cierto grado de atrofia cerebral es normal con la edad y únicamente cuando la tasa de atrofia es más alta aparecen el deterioro cognitivo leve y la demencia.

Los estudios vinculan los niveles tisulares de DHA y la calidad de la cognición durante el envejecimiento y también han asociado los beneficios cognitivos del DHA con mejoras neurofisiológicas y anatómicas en el cerebro. El consumo de omega-3 se relaciona positivamente con el volumen de materia gris en personas sanas de 65 años o más y existe una creciente evidencia de la eficacia de los omega-3 en la prevención de la pérdida de volumen e integridad tanto de la sustancia gris como de la sustancia blanca. Muchos de estos estudios han informado de efectos positivos de la suplementación con DHA y omega-3 en la cognición, vinculando el consumo de DHA con mejoras en el aprendizaje verbal, la memoria verbal, la memoria episódica y visual, memoria de recuperación inmediata, velocidad de procesado de información y función ejecutiva (entre otros dominios cognitivos), y con un enlentecimiento del declive en la función cognitiva global.

Dieta, ejercicio y consumo de DHA pueden influir positivamente en el proceso normal de envejecimiento. ¿A qué esperamos?

 

Bibliografía: