El DHA aumenta más el Índice Omega-3 que el EPA

 
 
 

Los ácidos grasos omega-3 no solo son necesarios para nuestro cuerpo para el normal funcionamiento de las células, sino que también tienen efectos beneficiosos en nuestra salud. Estos efectos beneficiosos están particularmente bien establecidos en la salud cardiovascular y por esta razón, la suplementación con EPA y DHA (los principales ácidos grasos omega-3) está recomendada por diversos organismos sanitarios.

El Índice Omega-3 refleja la cantidad de ácidos grasos omega-3 en los principales órganos, incluyendo el tejido cardiaco; se calcula como la proporción de EPA más DHA en las membranas de los glóbulos rojos respecto a la cantidad total de ácidos grasos y se expresa como un porcentaje, por ejemplo: si el 6% de todos los ácidos grasos presentes en las membranas de los glóbulos rojos es EPA y DHA, el Índice Omega-3 es 6%. Se considera que un Índice Omega-3 mayor del 8% es óptimo, mientras que un índice menor del 4% es insuficiente. Un índice bajo puede considerarse como un factor de riesgo para problemas de salud tales como alta presión sanguínea y altos niveles de colesterol malo.

El Índice Omega-3 está influenciado por el consumo de EPA y DHA en alimentos o como suplementación con aceite de pescado (cada 4 g de EPA y DHA ingeridos por mes incrementan el Índice Omega-3 en un 0,24%), aunque otros factores también le afectan: la edad, el índice de masa corporal, el género y la actividad física, entre otros.

Estudios recientes han sugerido que el EPA y el DHA tienen efectos diferentes sobre la salud. Uno de ellos ha mostrado que el incremento en el Índice Omega-3 tras la suplementación con DHA es significativamente mayor que tras la suplementación con EPA. Futuros estudios nos ayudarán a comprender las consecuencias de este hallazgo.

Bibliography:

Allaire J, Harris WS, Vors C et al. Supplementation with high-dose docosahexaenoic acid increases the Omega-3 Index more than high-dose eicosapentaenoic acid. Prostaglandins Leukot Essent Fatty Acids. 2017 May;120:8-14. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28515020

Sands SA, Reid KJ, Windsor SL et al. The impact of age, body mass index, and fish intake on the EPA and DHA content of human erythrocytes. Lipids. 2005;40(4):343-7. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16028715

 
 

Consumo de omega-3 y pico de masa ósea

El hueso es un tejido vivo. A lo largo de la vida, el hueso está remodelándose continuamente a través de dos procesos, resorción y formación: durante la resorción, un tipo de célul[...]