El consumo de pescado parece ser beneficioso en el asma infantil

 
 
 

El asma infantil es muy común entre los niños. En el asma, hay una inflamación que produce un estrechamiento temporal de las vías aéreas que transportan oxígeno a los pulmones. Esto causa los síntomas del asma, incluyendo las sibilancias (especialmente al exhalar), la tos (especialmente por la noche), la respiración rápida o dificultosa, una reducción de la energía y/o sensación de debilidad o cansancio. Hay varios tipos de asma; el asma alérgica (desencadenada por inhalar alérgenos) es la forma más común, pero también puede aparecer con los resfriados o solo cuando se realiza ejercicio o se practica un deporte, por ejemplo.

Se sabe que la nutrición es siempre un determinante importante de la salud, pero en particular durante los primeros años de nuestra vida. El desarrollo del sistema inmune puede estar influenciado por factores nutricionales y gran parte del desarrollo del sistema inmune humano ocurre en el interior del útero y durante la infancia y la niñez. El pescado y el aceite de pescado son fuentes importantes de EPA y DHA; estos ácidos grasos omega-3 han demostrado inhibir muchos aspectos de la inflamación (que está fuertemente relacionada con la inmunidad), y existe evidencia de que un alto consumo de pescado, especialmente de pescado graso, en mujeres embarazadas se asocia con un menor riesgo de alergia en sus hijos durante la infancia y la niñez. Algunos estudios también destacan un efecto protector del consumo de pescado o la suplementación con aceite de pescado durante la infancia y la niñez sobre la alergia, y también una reducción en las sibilancias, el uso de broncodilatadores, la sensibilización alérgica, la tos y la gravedad de los síntomas asmáticos.

Recientemente, investigadores de Australia y Nepal han llevado a cabo un análisis de diversos estudios, similares, sobre la asociación del consumo de pescado y el asma infantil. Los resultados de este estudio sugieren que “la introducción temprana del pescado (6-9 meses) y el consumo regular de todo tipo de pescado (al menos una vez a la semana) reduce el asma y las sibilancias en los niños hasta los 4 años y medio, mientras que el consumo de pescado graso puede ser beneficioso en niños de más edad”.

El conocimiento sobre el asma está en constante crecimiento y es importante tener presente que el asma puede controlarse de por vida con un adecuado diagnóstico, educación y tratamiento. Tu pediatra sabe lo que es más conveniente para tu hijo.

Bibliografía: 

Papamichael MM, Shrestha SK, Itsiopoulos C, Erbas B. The role of fish intake on asthma in children: A meta-analysis of observational studies. Pediatr Allergy Immunol. 2018 Mar 9. [Epub ahead of print]

Murdoch JR, Lloyd CM. Chronic inflammation and asthma . Mutat Res. 2010; 690(1-2):24-39.

Miles EA, Calder PC. Can Early Omega-3 Fatty Acid Exposure Reduce Risk of Childhood Allergic Disease? Nutrients. 2017;9(7).

Muley P, Shah M, Muley A. Omega-3 Fatty Acids Supplementation in Children to Prevent Asthma : Is It Worthy?—A Systematic Review and Meta-Analysis. J Allergy (Cairo). 2015;2015:312052.

American Academy of Allergy. Allergic Asthma

American College of Allergy, Asthma & Immunology. Asthma in Children

American Academy of Allergy, Asthma & Immunology. Childhood asthma

American Academy of Allergy, Asthma & Immunology. Pediatric asthma