El acné en mujeres adultas

 
 
 

El acné ocurre mayormente durante la pubertad y afecta a adolescentes y adultos jóvenes, pero puede darse en cualquier etapa de la vida. Puede estar causado por diferentes factores (predisposición genética, trastornos hormonales o inmunológicos), pero también se ha observado una relación con el estilo de vida y la dieta: los alimentos con una carga glucémica alta (pan, arroz, pasta y dulces, por ejemplo) y el consumo de productos lácteos se han vinculado al acné, así como el estrés emocional.

En mujeres adultas, parece que algunos factores asociados con el acné son: historia de acné en padres o hermanos, historia durante la adolescencia, no haber estado embarazada previamente, tener hirsutismo (excesivo crecimiento de vello en lugares donde normalmente crece sólo en hombres), trabajar en una oficina (en comparación con no tener empleo o ser ama de casa), tener un nivel alto de estrés psicológico, un consumo semanal bajo de frutas o verduras y un consumo bajo de pescado fresco (la principal fuente de ácidos grasos omega-3).

Se sabe que, en el acné, los niveles de EPA en el suero sanguíneo son significativamente bajos (como era de esperar, ya que como hemos dicho antes, se trata de un trastorno inflamatorio crónico). Esto apoya el uso de los ácidos grasos omega-3 como tratamiento adyuvante del acné.