Diabetes gestacional, omega-3 y vitaminas

 
 
 

La insulina es una hormona necesaria para el uso de la glucosa (azúcar) por el cuerpo como fuente de energía. La diabetes sucede cuando el cuerpo produce muy poca o ninguna insulina, o cuando no responde de forma apropiada a la insulina. Una consecuencia de la diabetes son los altos niveles de azúcar en sangre, lo que puede dañar órganos, vasos sanguíneos y nervios. Hay tres tipos principales de diabetes: el tipo 1, el tipo 2 y la diabetes gestacional. En el tipo 1, el cuerpo no produce insulina (representa aproximadamente el 10% de todos los casos de diabetes); en el tipo 2, el cuerpo no produce suficiente insulina o las células no reaccionan a ella (aproximadamente el 90% de todos los casos de diabetes son de este tipo); la diabetes gestacional es una condición temporal que ocurre durante el embarazo (afecta aproximadamente al 5% de todos los embarazos) e implica un aumento en el riesgo de complicaciones fetales y del riesgo de desarrollar diabetes, tanto para la madre como para el niño.

Se conocen factores de riesgo de diabetes modificables, entre ellos: mantener un peso saludable, seguir una dieta sana y hacer ejercicio físico regularmente. La dieta es uno de los más importantes factores de riesgo modificable; por ello, el uso de suplementos nutricionales está siendo investigado con gran interés. Los nutrientes que se proponen como beneficiosos en el control de la glucosa incluyen la vitamina D, la vitamina K, el calcio, el magnesio, el zinc, el cromo y los ácidos grasos omega-3, también teniendo en cuenta que es posible que sea necesaria una combinación de nutrientes para conseguir beneficios.

Algunos estudios han informado de que los niveles de vitamina D y de ácidos grasos omega-3 son más bajos en las mujeres con diabetes gestacional en comparación con las mujeres embarazadas sanas. Partiendo de esta base, recientemente se han llevado a cabo dos estudios, uno en Canadá y el otro en Irán, en los cuales la suplementación con vitaminas y ácidos grasos omega-3 se ha asociado con una reducción del riesgo de progresión a diabetes, con regresión a los niveles normales de glucosa, y con efectos beneficiosos en los resultados del embarazo.

Estos resultados indican que la suplementación con nutrientes que incluya a los ácidos grasos omega-3 puede constituir un medio seguro, económico y eficaz para reducir el riesgo de diabetes, también durante el embarazo.

Bibliografía:

Kimball SM, Emery JCH, Lewanczuk RZ. Effect of a vitamin and mineral supplementation on glycemic status: Results from a community-based program. J Clin Transl Endocrinol. 2017 Nov 7;10:28-35.

Razavi M, Jamilian M, Samimi M, et al. The effects of vitamin D and omega-3 fatty acids co-supplementation on biomarkers of inflammation, oxidative stress and pregnancy outcomes in patients with gestational diabetes. Nutr Metab (Lond). 2017 Dec 28;14:80.

What is Diabetes? [Internet]. EE.UU.: The National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases. Health Information Center. 

About diabetes [Internet]. EE.UU.: Centers for Disease Control and Prevention.

Pre-diabetes modifiable risk factors [Internet]. EE.UU.: American Heart Association.

 
 

Calidad del sueño en las mujeres embarazadas

Diversos estudios científicos han mostrado que el consumo materno de ácidos grasos omega-3 puede influir en la duración del embarazo. Parece ser que un consumo bajo de DHA puede pr[...]

 
 

Envejecimiento saludable. Memoria y omega-3

Las capacidades cognitivas son críticas para la independencia funcional durante el envejecimiento, incluyendo vivir con independencia, administrando su economía, tomando la medicac[...]