DHA y prevención de problemas cognitivos

 
 
 

Durante la gestación, el DHA se acumula en el tejido cerebral (especialmente durante el tercer trimestre). Tras el nacimiento y durante la infancia, los niveles de DHA continúan aumentando en las áreas asociadas con los procesos mentales que nos permiten hacer planes, focalizar la atención, recordar instrucciones, y realizar tareas múltiples con éxito (las áreas corticales). Y durante la adolescencia, el incremento de los niveles de DHA continúa, mientras el cerebro humano madura.

En los últimos 30 años, las pruebas de estudios animales y humanos muestran que el desarrollo normal del cerebro requiere de niveles óptimos de DHA. Tales estudios han hallado que déficits en DHA durante la maduración de los circuitos corticales, son causa y origen relevantes de algunas enfermedades, como el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) durante la infancia, y trastornos del ánimo, ansiedad y trastornos psicóticos durante la adolescencia y juventud. Hallazgos recientes indican que incrementar el DHA postnatal puede mitigar la aparición de problemas psiquiátricos en jóvenes expuestos a bajos niveles de DHA durante la gestación.

El consumo actual de ácidos grasos omega-3 en la dieta occidental típica no es óptimo: sus fuentes dietéticas más ricas son las marinas, los complementos de aceite de pescado, y algunos aceites vegetales como el de linaza, colza y soja; pero los omega-3 de vegetales deben ser convertidos en DHA y EPA por nuestro cuerpo, y esta conversión no es eficiente.

¿Por qué es importante saber esto? Porque, desde el principio, somos responsables de la nutrición de nuestros hijos y, por tanto, de su desarrollo neurocognitivo. Desde la gestación hasta después… de que se independicen. Hasta entonces, es tarea nuestra asegurar su óptimo consumo de DHA.

 

Bibliografía:

 
 

Los omega-3 en monoterapia para el TDAH

El trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) es un trastorno crónico y debilitante que puede afectar a todos los aspectos de la vida de un niño (incluyendo dificu[...]

 
 

Omega-3, agudeza visual y TDAH

El trastorno por déficit de atención/hiperactividad (TDAH) es uno de los trastornos pediátricos neuroconductuales más comúnmente diagnosticados, pero se sabe que los déficits senso[...]