DHA y traumatismos cerebrales leves relacionados con el deporte

 
 
 

Cuando hablamos de traumatismo cerebral, nos referimos a una lesión causada por una fuerza física externa (por ejemplo: cuando un golpe violento en la cabeza hace que el cerebro se sacuda contra la parte interior del cráneo o cuando un objeto penetra en el cerebro). La lesión resultante puede confinarse a un área del cerebro o implicar más de una zona y, según el alcance, la lesión cerebral traumática puede ser leve, moderada o grave. Los síntomas de un traumatismo cerebral leve incluyen: pérdida de conciencia (por pocos segundos o minutos), dolor de cabeza, confusión, visión borrosa, pitidos en los oídos, mal sabor en la boca, sensación de cansancio, cambio en el patrón de sueño, cambios de conducta o de humor y problemas con la memoria, la concentración, la atención o el pensamiento. Algunos de estos síntomas pueden aparecer inmediatamente, mientras que otros pueden pasar inadvertidos durante días o meses después de la lesión.

La conmoción (un tipo de traumatismo cerebral leve, causado por un golpe o sacudida de la cabeza, o por una caída) es una lesión común entre deportistas que practican deportes como rugby, fútbol, hockey, baloncesto, squash, ciclismo, etc. Se estima que en Estados Unidos hasta 3,8 millones de personas pueden ser afectadas anualmente por conmociones relacionadas con el deporte (en los últimos años, las conmociones diagnosticadas han mostrado un gran incremento, en especial entre los jóvenes de 18 años de edad o menos). Las conmociones relacionadas con el deporte son un importante problema de salud pública.

Pero, tal como veremos en la segunda parte de este post, el DHA podría mejorar o posiblemente incluso prevenir las complicaciones asociadas con las conmociones.

 

 

References: