DHA en la dislexia

 
 
 

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la dislexia es un “trastorno que se manifiesta por la dificultad en el aprendizaje de la lectura, a pesar de una instrucción convencional, e inteligencia y oportunidades socioculturales adecuadas. Depende de discapacidades cognitivas fundamentales que frecuentemente tienen un origen constitucional”. Se estima que entre el 5% y el 15% de la población mundial tiene dislexia (según el criterio utilizado para definir dislexia). Esto significa que millones de personas tienen problemas con la lectura, la escritura y el deletreo (aunque no todas las personas que tienen dificultades con estas habilidades tienen dislexia). Cuando el reconocimiento de las palabras no es rápido, la comprensión y el recuerdo de lo que se ha leído se convierte en un desafío (la dislexia es la principal causa de fracaso en lectura en la escuela) y experimentarlo puede conducir a la frustración y a una baja autoestima.

La lectura es una tarea compleja, no sólo una cuestión de traducción de letras a sonidos. Muchas personas con dislexia tienen problemas con ver de forma clara las letras y su orden. Una explicación posible es que tienen un funcionamiento anormal de la vía magnocelular del sistema visual (que controla la orientación visual de la atención y de la fijación del ojo) que desestabiliza la percepción visual. Esto puede estar causado por vulnerabilidad genética o por un aporte reducido de ácidos grasos omega-3, porque las células de esta vía necesitan DHA para mantener sus rápidas respuestas. Por lo tanto, la complementación con DHA podría mejorar su función y, así, la lectura de las personas con dislexia.

 

Bibliografía: