DHA en deportes de contacto

 
 
 

La preocupación acerca del número de lesiones traumáticas cerebrales leves y la lesión neurológica asociada en jugadores de deportes de contacto está aumentando. Entre los jugadores de fútbol americano (y personas que practican otros deportes, como hockey sobre hielo), el traumatismo cerebral puede ser debido con mayor frecuencia al efecto acumulativo de impactos repetidos en la cabeza que al resultado de traumatismos o golpes violentos que causan conmoción. De hecho, los jugadores de fútbol americano pueden experimentar cientos de golpes que no causan conmoción durante una misma temporada.

Un informe de la Liga Nacional de Fútbol Americano demostró que los jugadores retirados tenían 20 veces más probabilidades de recibir un diagnóstico de demencia, enfermedad de Alzheimer u otros deterioros relacionados con la memoria. El número de golpes en la cabeza en el campo de juego se ha vinculado con problemas cognitivos en exjugadores, lo que no es de extrañar, dado que las lesiones cerebrales traumáticas leves repetitivas tienen un impacto acumulativo a largo plazo. Una investigación reciente ha observado que los jugadores de fútbol americano solo muestran carencias modestas en las tareas cognitivas, sin embargo sus cerebros deben trabajar mucho más, para obtener los mismos resultados que personas que no son jugadores de fútbol (esta actividad cerebral anormal solo puede observarse haciendo pruebas de laboratorio).

Los neurofilamentos, son un grupo de proteínas estructurales que existen exclusivamente en las neuronas, pero existe un análisis de sangre que refleja su estado y sirve para medir el nivel de gravedad de las lesiones axonales (un axón es la prolongación de una neurona que conduce impulsos a otras neuronas) y para predecir los resultados neurológicos y el resultado de los tratamientos. Los jugadores de fútbol americano están expuestos a golpes en la cabeza que producen elevaciones en esta prueba sanguínea, una medida objetiva del daño neuronal.

Un reciente estudio muestra que la suplementación con DHA a lo largo de una temporada de fútbol, podría reducir estas elevaciones en el marcador de daño axonal. Por lo tanto, el DHA podría tener un efecto neuroprotector en estos deportistas pudiendo ser utilizado como medida preventiva.

 

Bibliografía