DHA y agresividad

 
 
 

Con el propósito de determinar si el consumo de DHA tiene algún efecto sobre la agresividad, se realizó un estudio con 41 estudiantes japoneses. Durante 3 meses, desde el final de las vacaciones de verano hasta el primer examen final del primer trimestre, tomaron cápsulas con 1,5-1,8 g DHA/día o cápsulas de control con un 97% de aceite de soja y un 3% de aceite de pescado, y completaron un test psicológico (con imágenes que ilustraban frustración) al principio y al final del estudio, con el objeto de medir la reacción agresiva (extraagresividad: agresividad hacia los demás; intraagresividad: agresividad hacia uno mismo; inagresividad: sin respuesta agresiva). Los resultados mostraron que la extraagresividad parecía ser estabilizada por el DHA: en el grupo control, la extraagresividad aumentó significativamente al final del estudio en comparación con la medida al inicio, mientras que en el grupo DHA no cambió significativamente.

Según la hipótesis frustración-agresión, la frustración conduce a la agresión contra factores desencadenantes externos, por lo tanto, es comprensible que el porcentaje de extraagresividad en el grupo control estuviese significativamente incrementado en el grupo control. Y la estabilidad en el porcentaje de extraagresividad en el grupo DHA señala los efectos de control sobre la agresividad del DHA; parece que el consumo de DHA previno el aumento de la extra-agresividad en momentos de estrés mental.

 
 

Omega-3 en el comportamiento agresivo

Hoy compartimos una noticia curiosa: los presos con un menor índice de omega-3 (nivel de EPA + DHA en los glóbulos rojos) son más agresivos y tienen puntuaciones más altas en las e[...]

 
 

Conducta agresiva en niños

Los niños pueden mostrar tendencias agresivas por muchas causas (trastornos del ánimo, impulsividad, frustración, etc.) y el tratamiento estándar empleado para mejorar estos compor[...]