Cuidados habituales, la mejor prevención

 
 
 

En Estados Unidos, más de uno de cada diez niños nace demasiado pronto cada año. El nacimiento pretérmino (o nacimiento prematuro) es el nacimiento de un niño antes de las 37 semanas de embarazo. Según la edad gestacional, puede ser extremadamente pretérmino (menos de 28 semanas), muy pretérmino (de 28 a menos de 32 semanas) o moderado (de 32 a menos de 37 semanas). Muchos órganos (incluyendo el cerebro, los pulmones y el hígado) necesitan las últimas semanas del embarazo para desarrollarse completamente. Así, un niño nacido demasiado pronto puede tener problemas respiratorios, dificultades de alimentación y problemas visuales o auditivos, entre otros. Aunque las causas de los nacimientos prematuros son numerosas (embarazos múltiples, infecciones, diabetes y alta presión sanguínea), las mujeres pueden reducir su riesgo de parto pretérmino mejorando el cuidado de su salud antes, entre y durante los embarazos.

Se ha demostrado que la suplementación con EPA y DHA, ambos ácidos grasos omega-3, es eficaz en la prevención del parto pretérmino. Esta es una medida preventiva fácil y segura. Y es importante recordar que el cuidado no debería limitarse al periodo prenatal: cualquier mujer en edad reproductiva debería cuidar su salud habitualmente con el objetivo de mejorar el desarrollo de un posible embarazo.

 

Bibliografía

 
 

DHA durante la gestación y la infancia

Nuestra capacidad cognitiva (atención, memoria, percepción, lenguaje, resolución de problemas, comprensión, razonamiento y lectura), como humanos, es la más avanzada del reino anim[...]