¿Cuál es el consumo óptimo de omega-3 en niños y adolescentes?

 
 
 

Los ácidos grasos omega-3 desempeñan un papel particularmente importante en la salud y el desarrollo durante los primeros años de vida. Diversos estudios han demostrado que el consumo de omega-3 en los niños de 8 a 15 años es beneficioso para la salud cardiovascular y que puede reducir los síntomas depresivos y maníacos en los de 6 a 17 años.

Las recomendaciones sobre el consumo de ácidos grasos omega-3 en la infancia y adolescencia se basan primordialmente en la edad. Sin embargo, las diferencias entre las dosis recomendadas reflejan, de hecho, los cambios en las necesidades de omega-3 debido a los cambios en el peso corporal, y el peso puede variar considerablemente en una edad dada (desde inferior a lo normal hasta sobrepeso/obesidad).

En niños de entre 7 y 14 años, la suplementación con ácidos grasos omega-3 aumenta los niveles de EPA y DHA en la sangre en relación con el peso corporal (no en relación a la edad). Específicamente, en los niños con pesos mayores, el aumento es menor (la misma cantidad de omega-3 tiene menos efecto). Aunque el estatus óptimo en omega-3 para niños y adolescentes aún no se ha establecido, el efecto del peso probablemente ocurre en cualquier dosis.

En niños y adolescentes, la cantidad óptima de consumo de omega-3 debería determinarse en relación al peso, más que en relación a la edad.

Bibliografía:

Christian LM, Young AS, Mitchell AM et al. Body weight affects ω-3 polyunsaturated fatty acid (PUFA) accumulation in youth following supplementation in post-hoc analyses of a randomized controlled trial. PLoS One. 2017 Apr 5;12(4):e0173087. http://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0173087